Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

LOS HEMISFERIOS CEREBRALES
Y LAS EMOCIONES

  Mike Gazzaniga y el ganador del premio Nobel Roger Sperry habían causado sensación con su tesis sobre las consecuencias psicológicas de la cirugía de escisión cerebral en seres humanos.

La cirugía de escisión cerebral es un procedimiento en el cual se cortan las conexiones nerviosas entre los dos hemisferios del cerebro en un intento de controlar la epilepsia grave.

Los estudios previos que había hecho Gazzaniga mostraban que, cuando se divide el cerebro, deja de existir comunicación entre los dos lados del cerebro. Debido a que las funciones del lenguaje se localizan normalmente en el hemisferio izquierdo, la persona solamente es capaz de hablar de cosas que el hemisferio izquierdo conoce. Si a la persona con el cerebro dividido se le muestran estímulos que sólo ve el hemisferio derecho, no es capaz de describir verbalmente el estímulo. Sin embargo, si se le da al hemisferio derecho la oportunidad de responder sin tener que hablar, entonces se comprueba que el estímulo fue registrado. Por ejemplo, si la mano izquierda, que manda información sobre el tacto al hemisferio derecho, se introduce en una bolsa de objetos, es capaz de identificarlos y elegir el que hace pareja con una imagen vista por el hemisferio derecho.

 

Es decir, el hemisferio derecho puede relacionar la percepción táctil de un objeto con el recuerdo de cómo lo veía unos momentos antes, y elegir el objeto correcto. La mano derecha no puede hacer esto porque su información sobre el tacto va al hemisferio izquierdo, el cual no vio el objeto. En el paciente con el cerebro dividido, la información que se pone en un hemisferio permanece atrapada en ese lado del cerebro, y no está disponible para el otro lado. Gazzaniga capturó la esencia de esta notable situación en un artículo sobre el tema, llamado ‘Un cerebro: dos mentes’.

El experimento del cerebro dividido que orientó mi brújula científica en la dirección de las emociones consistía en presentar estímulos con connotaciones emocionales a los dos hemisferios de un paciente especial, que podía leer palabras con ambos hemisferios, cosa que los demás pacientes eran incapaces de hacer; aun así, como los otros, sólo podía hablar a través de su hemisferio izquierdo. De ese modo, cuando se le presentaban estímulos emocionales al hemisferio izquierdo, podía decir qué era el estímulo y cómo se sentía al respecto, ya sea que significara algo malo o algo bueno. Cuando el mismo estímulo era presentado al hemisferio derecho, el habla del izquierdo era incapaz de decir lo que era. Sin embargo, el hemisferio izquierdo podía juzgar correctamente si el estímulo visto por el derecho era malo o bueno. Por ejemplo, cuando el hemisferio derecho vio la palabra ‘madre’, el hemisferio izquierdo calificó como ‘bueno’, y cuando el lado derecho vio la palabra ‘diablo’, el izquierdo la calificó como ‘malo’.

El hemisferio izquierdo era incapaz de reconocer los estímulos, y por mucho que se presionó al paciente, éste no pudo nombrar el estímulo presentado al hemisferio derecho. Pese a ello, el hemisferio izquierdo acertaba los calificativos emocionales. De alguna manera el significado emocional del estímulo había cruzado de una parte a otra del cerebro, aunque no así la identidad de dicho estímulo. Según lo que experimentaba el hemisferio izquierdo, las emociones conscientes eran producidas por estímulos que el paciente afirmaba no haber visto nunca.

¿Cómo explicar este fenómeno? Probablemente, el camino que recorren los estímulos a través del hemisferio derecho se bifurca. Una rama conduce al estímulo a partes del hemisferio derecho que identifican qué es el estímulo, y la cirugía de escisión cerebral impide que esta identificación llegue al hemisferio izquierdo. La otra rama lleva el estímulo a partes del hemisferio derecho que determinan sus implicancias emocionales, y la cirugía no impide la transmisión de esta información al lado izquierdo.

En otras palabras, el hemisferio izquierdo había efectuado juicios emocionales sin saber lo que juzgaba. El hemisferio izquierdo sabía el resultado emocional, pero no tenía acceso al proceso que lo había conducido a ese resultado. Desde el punto de vista del hemisferio izquierdo, el procesamiento emocional había ocurrido fuera del terreno consciente, es decir, a nivel inconsciente.

La cirugía de escisión cerebral parecía revelarnos una dicotomía psicológica fundamental entre pensar y sentir, entre cognición y emoción. El hemisferio derecho era incapaz de compartir con el hemisferio izquierdo sus pensamientos sobre la naturaleza del estímulo, pero podía transmitirle el significado emocional del estímulo.

El Dr. Joseph Le Doux, profesor del Centro de Neurología de la Universidad de Nueva York, escribe en su obra ‘El Cerebro Emocional’:

‘Michael Gazzaniga y yo estábamos realizando estudios sobre pacientes con el cerebro dividido, que nos condujeron a una conclusión similar a la de otros investigadores. Se sabía que la información presentada únicamente en un hemisferio de un paciente con el cerebro dividido resulta inaccesible para el otro. Tomamos esta idea como modelo del modo en que procede la consciencia con la información generada por un esquema mental inconsciente. En otras palabras, dimos instrucciones al hemisferio derecho para que produjera determinada respuesta. El hemisferio izquierdo observó la respuesta, pero no sabía por qué ocurría. Después preguntamos al paciente por qué había reaccionado del modo en que lo había hecho. Como sólo el hemisferio izquierdo podía hablar, la respuesta verbal reflejaba la comprensión que este hemisferio tenía de la situación. Una vez tras otra, el hemisferio izquierdo daba explicaciones como si supiera por qué ocurría la respuesta. Por ejemplo, si dábamos instrucciones al hemisferio derecho para que agitara la mano, el paciente lo hacía. Cuando preguntábamos al paciente por qué agitaba la mano, decía que creía haber visto a alguien conocido. Cuando dimos instrucciones al hemisferio derecho para que riera, el paciente nos dijo que éramos tipos divertidos. Las explicaciones verbales estaban basadas en la respuesta producida, más que en el conocimiento de por qué se producían las respuestas. Al igual que en otros experimentos, el paciente atribuía explicaciones a situaciones como si hubiera percibido introspectivamente la causa de la respuesta, cuando en realidad no era así. Llegamos a la conclusión de que las personas suelen hacer muchas cosas por razones de las que no son conscientes (porque la conducta se produce mediante mecanismos cerebrales que funcionan inconscientemente), y que una de las principales tareas de la consciencia es hacer que la vida del individuo sea coherente, creando un concepto del yo. Para lograr esto genera explicaciones sobre la conducta, partiendo de la imagen que tiene del yo, los recuerdos del pasado, las expectativas para el futuro, la situación social del momento y el entorno físico en que se produce la respuesta’.

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos