Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

EL RATING DE LAS EMOCIONES

Además de los programas preferidos por los niños, la última investigación del Consejo Nacional de Televisión y la Universidad Católica mide por primera vez las emociones que éstos experimentan frente a la pantalla. La rabia, el miedo y la pena son las más evidentes.  

"Yo vi en las noticias a un señor que era malo y tenía problemas con la esposa y maltrataba a la guagüita y le quebró la columna vertebral y parece que murió" (Amanda, 8 años).

"Cuando vi Cazavampiros me empezó a dar susto, porque mataba y la cambié" (César, 9 años).

"La otra vez salieron puros asesinatos reales y mostraban a todos los asesinos y grabaciones de los asesinatos... " (Vicente, 13 años).

Opiniones como éstas se recogen en muchas de las investigaciones cualitativas realizadas por el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), pero hasta ahora habían permanecido sólo como eso: percepciones aisladas de diversos grupos de niños.

El reciente estudio realizado en conjunto por el CNTV y la Escuela de Sicología de la Universidad Católica, no sólo se encargó de cuantificar estas afirmaciones para generalizarlas al resto de los niños y jóvenes chilenos, sino que por primera vez en América Latina una investigación sobre niños y televisión es realizada únicamente sobre la base de las opiniones y percepciones de ellos.

 

Y los resultados sorprendieron a los investigadores: incluso, los más pequeños (siete años) son capaces de comprender en algún grado los contenidos televisivos, lo suficiente como para causarles un impacto emocional determinado y como para justificar la presencia de un "mediador" que les ayude a elaborar la correcta interpretación de lo que están viendo.

"Eso, por una parte. Pero también es la prueba necesaria para que, de una vez por todas, se tome a la televisión como una herramienta educativa importante", dice Violeta Arancibia, psicóloga de la Universidad Católica.

Por medio de entrevistas de 45 minutos, hechas a 1. 176 niños de segundo y quinto básico, y de primero medio de colegios municipales, subvencionados y particulares de la Región Metropolitana, realizadas por un equipo de 70 psicólogos y estudiantes del último año de la carrera, se determinó que los programas más vistos por los pequeños son los dibujos animados (en el 53,6 % de los casos), las telenovelas (en el 14,1 %) y las películas (en el 6,7 %). Pero lo más importante es que se descubrió la comprensión que tienen de éstos, el impacto emocional que les provoca y la identificación con algunos personajes.

La comprensión de los niños se relaciona directamente con su desarrollo cognitivo, determinado por la edad. Hasta ahora, no existían estudios sobre televisión y niños que separaran a los pequeños según grupo etario y la tendencia era siempre a generalizar, procedimiento nada acertado si se consideran las diferencias en las capacidades cognitivas de los niños según la edad.

Por ejemplo, los pequeños de segundo básico -entre 6 y 7 años- tienen un modo de pensar absolutamente centrado en sí mismos, son capaces de considerar sólo una de las características de un programa y su grado de comprensión está limitado a la variable que concentra su atención. Su desarrollo moral se encuentra en la etapa llamada pre convencional, es decir, evalúa lo bueno y lo malo en términos de beneficios o castigos. En esta etapa, sienten una abierta predilección por ciertos programas infantiles, como los dibujos animados. Además, se perciben diferencias en los gustos de niños y niñas, puesto que los primeros prefieren los "monitos" con tramas de mayor acción y con personajes centrales masculinos, mientras que las segundas optan por los dibujos animados con personajes reales y simbólicos, en los que se privilegia el argumento por sobre la acción.

Los niños entre 9 y 10 años -quinto básico- ya pueden hacer mayores operaciones mentales, es decir, son capaces de coordinar varios aspectos de un programa, aunque todavía en un nivel concreto y real. Tienen, además, una percepción recíproca que les permite considerar otros puntos de vista. Su desarrollo moral está en la etapa convencional, pues para él son fundamentales los roles sociales para evaluar lo que es bueno y malo.

En relación con su dieta televisiva, incorporan una mayor variedad de géneros y programas, aunque los dibujos animados siguen siendo sus predilectos. Las niñas agregan películas en las que los personajes centrales son niños, programas dirigidos a la familia y documentales, y los niños, algunos programas o eventos deportivos.

Por último, los jóvenes entre 13 y 14 años -primero medio- son capaces de coordinar aspectos reales e hipotéticos de los programas. Están al tanto de los valores y perspectivas del mundo, pues están en la etapa pos convencional, es decir, centrados en principios éticos y del bien común.

Para contrastar la teoría sobre los procesos cognitivos de los niños según edad con la realidad chilena, el equipo de expertos decidió analizar su relación con las telenovelas, pues el 89 % aseguró verlas.

En este punto se consideraron dos variables de comprensión: las motivaciones sicológicas de los personajes y el razonamiento moral en torno a las conductas de éstos.

Para la primera se establecieron cinco niveles de comprensión: el más básico fue el número uno, en el que el niño alude a hechos que no ocurrieron o da respuestas inconexas; el dos, contesta que no sabe; el tres, menciona hechos sin causalidad evidente, el cuatro, menciona la causa agregando hechos irrelevantes, y el quinto, menciona una motivación más profunda, que no resulta evidente a partir de los actos del personaje.

Los resultados arrojaron que las respuestas de los menores de segundo básico se ubican principalmente en el nivel tres (31,1 % de los casos), y para los de quinto básico y primero medio en el nivel cinco (con un 33 % y un 36 %, respectivamente).

"Esto demuestra que, en general, los niños, incluso los más chicos, tienen un buen nivel de comprensión en relación con lo que ven", dice María Dolores Souza, psicóloga del CNTV. De hecho, sólo cerca del 15 % de los entrevistados se ubica en los dos primeros niveles de comprensión. Y en relación con el razonamiento moral sucede algo parecido, puesto que el 59,7 % de los niños se encuentra en los niveles tres -es decir, menciona efectos concretos centrados en sus consecuencias- y cuatro -se centra en reglas rígidas o establecidas.

Tal como la comprensión, la conciencia sobre el impacto emocional que provoca la televisión aumenta con la edad de los niños. Situación que decidieron investigar debido a la sensibilidad y vulnerabilidad de los menores, por estar en plena etapa de desarrollo. Este efecto se evidencia por medio de la nitidez y duración del recuerdo de los contenidos televisivos en la mente de los pequeños.

Se estableció que a menor consumo de un tipo de programa, menores son también las posibilidades de que los pequeños reconozcan las emociones que éstos desatan. Por ello, los programas que producen mayor impacto emocional son las telenovelas, las películas y los dibujos animados, es decir, los más vistos. Ahora, para medir este impacto, se seleccionaron tres emociones básicas, fáciles de reconocer por los menores, como son:

miedo (en el 81,6 % de los casos),

rabia (en el 62,6 %) y

pena (en el 85 %).

El miedo es la única de las tres emociones que tiene un mismo origen para los tres grupos etarios: las películas. Como explica Souza, éste puede manifestarse después de ver una determinada programación, por ejemplo, suele ser el motivo por el cual los pequeños temen a algunos muñecos que están en sus piezas, a las escaleras o a la oscuridad. Sin embargo y aunque no ocupa un porcentaje importante según la opinión de los menores, las noticias son quizás el principal causante de este sentimiento.

"Sucede que con las películas la sensación puede ser momentánea o desaparecer en el momento en que el niño se da cuenta de que es algo irreal, pero las noticias son reales, es el mundo que ellos piensan está esperándolos afuera", agrega. Y el impacto es aún más fuerte si las víctimas son niños, minusválidos o ancianos, es decir, personas que hasta ellos mismos saben son débiles. Así se demuestra en la respuesta de una niña de 14 años: "Esos programas... impactan, porque uno vive en su mundo y no se imagina las cosas que le pasan a otras personas".

La rabia se manifiesta más abiertamente y, en general, la fuente principal que la detona son las telenovelas. Sin embargo, los programas deportivos y el fútbol la provocan en los varones que cursan primero medio.

En relación con la pena, mientras mayores son los niños, mayor es también el porcentaje que manifiesta haber sentido pena, puesto que aquellos entre 7 y 8 años son más reacios a demostrarla, ya sea en sus comportamientos o en sus verbalizaciones. A pesar de ello, es la emoción que más afecta a los menores (en el 85 % de los casos) y el principal detonante son los dibujos animados.

Para conocer las características de los personajes con los cuales tienden a identificarse los niños, se les hicieron dos preguntas: cuál es el que más les gusta y al que les gustaría parecerse. En relación con la primera, el estudio descubrió que prefieren a una persona, de sexo masculino, joven, fantasioso (como los que aparecen en los dibujos animados), por los atributos físicos -capacidades y no belleza- y sociales que éstos tienen.

"Los niños de siete años se identifican con Dragon Ball porque se proyectan en él, es decir, les gustaría ser ese niño por los poderes que tiene para solucionar cualquier situación adversa. Pero como en la televisión no existen muchos personajes de carne y hueso que sean niños también, al resto no les queda otra opción que identificarse con personajes de telenovelas, mayores", explica Violeta Arancibia.

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos