Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

TU CARÁCTER Y EL ORDEN
DE NACIMIENTO
h

MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de
Ronald W. Richardson y Lois A. Richardson

DSER PADRES DE HIJOS CON DIFERENTE
ORDEN DE NACIMIENTO (3)

Aceptar las diferencias entre los hijos
Tal como permiten verlo las descripciones del orden de nacimiento, entre los hijos de una familia ya hay abundantes diferencias en virtud de su sexo y de su orden de nacimiento, por no hablar de su estructura genética y de las influencias del ambiente.

Con la forma en que usted trate a sus hijos, puede contribuir a que esas diferencias sean para ellos fuente de orgullo y no de resentimiento y conflicto.

En primer lugar, es preciso comprender que un solo año de diferencia entre hermanos pone a los niños en dos peldaños evolutivos muy diferentes. No espere que el más pequeño sea tan hábil en ninguna tarea, o tan maduro en ningún sentido, como el mayor.

Es más, como generalmente los hijos mayores son más maduros de lo que corresponde a su edad, debido a la evolución acelerada que tuvieron mientras eran hijos únicos, hay que esperar que el menor sea más inmaduro de lo que era el mayor a la misma edad.

A medida que crecen, los niños van entendiendo quiénes son y desarrollando su identidad al entender también quiénes son los demás en la familia. Cada uno quiere ser único y quiere que lo acepten como individuo.

Para distinguirse, generalmente un hermano menor no intenta competir en el mismo campo de un hermano mayor. Las probabilidades de llegar a destacarse más que el mayor son escasas. En cambio, se esmerará en cultivar habilidades, intereses y hábitos diferentes.

Aquellos padres que desean (aunque no lo expresen) que uno de sus hijos (generalmente uno de los menores) se parezca a otro, no han entendido este importante principio. Lo último que quieren los hijos es parecerse unos a otros.

Para favorecer en sus hijos una evolución sana, lo que hay que hacer es encontrar formas de apreciar y afirmar las diferencias que hay entre ellos. Observen los puntos fuertes y las capacidades que exhibe cada uno y fortalézcanlas expresándoles con toda claridad: «Tú eres muy bueno para...».

Disfrute de la diversidad de su familia. Aprecie la individualidad de cada uno de sus hijos e insista en que la mayoría de las cosas no son ni buenas ni malas en sí mismas.

 

Tener el pelo rizado o lacio, ser alto o bajo, tener los ojos azules o negros, no debe ser motivo de orgullo ni de vergüenza. La madre que lamenta que su hija no tenga el pelo rizado como su hermano es injusta con ambos.

Si usted pone a su hijo mayor como modelo de «niño bueno y obediente» a quien el menor debería emular, corre el riesgo de que cuanto más se esfuerce el mayor por destacarse siendo bueno, más intente conseguirlo el menor siendo «malo».

Aunque esto no sea lo que más favorece sus intereses, el niño se sentirá mejor así que si es una réplica imperfecta de su hermano. Ser un «doble» de su hermano significaría ser indistinguible, y por lo tanto inexistente: un don nadie.

Cada niño quiere que lo acepten por sus características propias y únicas, y a ellas debe usted estar atento... y elogiárselas.

Esto es más difícil de lo que parece cuando uno de los hermanos (generalmente el mayor) emula las creencias y los valores de su padre o madre, el cual o la cual no puede evitar sentirse valorado y apreciar más al niño por ello. Por ejemplo, los padres cultos suelen enorgullecerse de un hijo mayor que es un buen alumno, y hacen rodo lo posible por fomentárselo.

Sin embargo, raras veces el segundo hijo del mismo sexo exhibirá el mismo interés y la misma capacidad, puesto que ese territorio ya ha sido colonizado por el mayor.

Entonces, es posible que consideren signos de frivolidad e irresponsabilidad los intentos de ese hermano menor por diferenciarse siendo más sociable y comunicativo.

Y si el menor se interesa más por los deportes que por los estudios, tal vez los padres se sientan desilusionados e incluso avergonzados.

El intento de convertir a un hijo menor en una versión reducida de uno mayor los rebaja a ambos, y además suele ser inútil.

El mayor tampoco quiete la competencia, y si usted consigue empujar al pequeño en esa dirección, es probable que el niño mayor se vuelva más hostil e intente hacer fracasar los esfuerzos de su hermano.
   
También puede suceder lo contrario. Si los padres son hijos menores que no compartieron los intereses intelectuales de sus hermanos mayores, es probable que no sepan estimular a un hijo mayor más serio e introvertido.

Otro guión bastante común es el que se da cuando el hijo mayor comienza a pasar por la etapa normal de la rebelión adolescente y los padres no pueden aceptarlo y reaccionan poniéndose frenéticos.

Entonces sus actitudes cambian: les parece que su hijo mayor es «difícil» y el menor, todavía obediente, se convierte en el «bueno». Comparar a un adolescente con un niño de nueve años es como comparar a una Harley Davidson con un triciclo, pero muchos padres hacen esa comparación, y en función de ella etiquetan a sus hijos.

La clave está en aprender a sentirse cómodo con lo que cada uno de ellos tiene de diferente y en encontrar en ello cosas positivas que sea posible apreciar y fomentar.

SER PADRES DE HIJOS CON DIFERENTE
ORDEN DE NACIMIENTO (4)

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos