Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

CÓMO VENCER LA TIMIDEZ
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Miel Girado

mnbyt5


Volver al Indice de este Curso

¿QUÉ HE DE HACER? ¿CUÁNDO?
¿DÓNDE? ¿CON QUIÉN?

¡Ah...! Ojalá tuviésemos el programa detallado, el mapa que nos dijese por dónde navegar en los encuentros sociales imprevisibles... Pero, por desgracia, el estudio de la conducta humana no ha progresado hasta ese extremo. Incluso es muy improbable que podamos decirle algún día con exactitud lo que debe hacer, con quién y en qué circunstancias, para estar seguro del efecto que causa en la gente. Existen demasiados ambientes distintos, demasiados tipos diferentes de personas con historias diversas, y demasiadas combinaciones posibles de señales verbales y no verbales, pan meterlo todo en una gigantesca ecuación.

 Pero en las relaciones sociales no pueden aplicarse normas específicas. Y aunque pudiesen aplicarse, servirían de poco, pues las rápidas decisiones que hay que tomar en una situación social no le dan al interesado mucho tiempo para buscar en su índice mental y encontrar la norma adecuada. Lo único que existe son tilas indicaciones generales sobre el efecto que produce un tipo de conducta en ciertas situaciones, y la persona tiene la responsabilidad de decidir cómo aplicar esas indicaciones, observar el resultado y modificar algún elemento específico de su conducta según el contexto concreto.

 

¿Cómo puede usted hacerse socialmente hábil y adecuadamente expresivo, y librarse de su timidez? ¿Qué reglas hay que aplicar? ¿Qué estrategias debería adoptar? Antes que nada, lo que debe usted recordar es que incluso la persona más hábil, la menos tímida, sólo sale con bien de las situaciones sociales el ochenta por cien to de las veces. Esto significa, naturalmente, que por hábil que sea usted en la aplicación de sus conocimientos sociales, no se sentirá completamente satisfecho de su actuación más allá del ochenta por ciento del tiempo. Pero lo fundamental es cómo se explique usted sus fracasos. El atribuir esos fracasos a alguna deficiencia personal no hará más que desanimarle para la experiencia siguiente, pues será un golpe negativo para su autoestima. Por otra parte, si atribuye su fracaso al hecho de no haberse esforzado lo suficiente para valorar y decidir correctamente, podrá usted seguir enfrentándose a su ambiente social y aprenderá a alcanzar éxitos con mayor facilidad.

Hablemos ahora un poco de los primeros encuentros. En las relaciones de este tipo, no es correcto ni prudente mostrar sentimientos intensos. No es costumbre expresar gran simpatía hacia la otra persona, ni ningún sentimiento intenso, sobre la única base de una presentación y unas breves palabras y, a menudo, el simple hecho de que una cosa no sea la acostumbrada basta para hacerla socialmente inaceptable. Supongamos, por ejemplo, que usted expresa verbalmente su simpatía hacia una persona, diciéndole: «Oye, es agra dable estar contigo. Me haces sentir a gusto». Si se lo dice con una voz suave y expresiva, y si está muy cerca de ella, mirándola a los ojos, la persona percibirá una simpatía intensa. Y si se trata de su primer encuentro, es probable que le vea a usted como un tipo raro o, en el mejor de los casos, como una persona de modales extraños, incluso extravagantes. Y ello sólo por un ex ceso de mensajes no verbales.

Los encuentros iniciales y las entrevistas periódicas pero muy breves se desarrollan mejor si se sigue la norma de la reciprocidad. Esta norma dice que debe existir una igualdad en la expresión de simpatías, de preferencias y de sentimientos. El ejemplo que hemos dado antes muestra un exceso de franqueza en un momento en que la relación no estaba todavía madura. Las personas que dicen muchas cosas demasiado pronto ponen a los demás en una situación incómoda y embarazosa. Esta incomodidad es motivada no sólo porque la otra persona no sabrá seguramente qué actitud tomar, sino porque sentirá que se le exige una reciprocidad en los sentimientos expresados. La persona ante la que se demuestra un exceso de franqueza se siente molesta por ello, y lo que pretendía ser un cumplido amable lleno de sentimientos positivos se convierte en motivo de desagrado y de rechazo.

Debería usted saber también que, si no se muestra expresivo, ya sea verbalmente o no verbalmente, y permanece quieto como una momia durante el curso de una reunión social, será rápidamente catalogado de tímido e inhibido. De la misma forma, si sus reacciones son exageradas y comunica usted demasiadas cosas con las manos, el cuerpo, la cara y el tono de la voz, puede ser tachado de inmaduro y quizá de histérico.

¿Cómo evitar los dos excesos, el de comunicar poco y el de comunicar demasiado? La respuesta está en el principio del equilibrio. La persona no tímida tiene la habilidad de equilibrar los mensajes verbales y los no verbales de una manera muy natural, inconscientemente. Por ejemplo, para comunicar un cierto grado de empatía, la persona no tímida se acercaría a la otra, pero bajaría la mirada. O bien, en el curso de una conversación amistosa con una persona del sexo opuesto, podría rozarle el codo o el brazo, pero cambiaría el cuerpo de posición, apartándolo un poco de la otra persona, o retrocedería ligeramente Esta mezcla o equilibrio de los componentes de comunicación verbales y no verbales permite la variedad y la expresividad, y evita causar en el otro una impresión demasiado intensa. La habilidad social significa saber no sólo cómo equilibrar estas señales, sino también cómo utilizarlas de varias maneras según la situación y la persona de que se trate.

DESARROLLANDO LA HABILIDAD SOCIAL

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos