Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

CÓMO VENCER LA TIMIDEZ
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Miel Girado

hgfds


Volver al Indice de este Curso

LA HABILIDAD O DESENVOLTURA SOCIAL

La habilidad social de una persona determina a menudo su éxito o su fracaso. El invitar a alguien a salir o el expresar interés cara a cara, por teléfono, por medio de una tercera persona o por escrito, son acciones que requieren diferentes habilidades, y cada una debe ser objeto de atención especial. Pero ahora vamos a analizar solamente las relaciones cara a cara. Los varios aspectos, verbales y no verbales, de estas relaciones pueden desarrollarse de varias maneras. Algunas personas parecen querer expresar que en realidad no les importa que su petición sea aceptada o no, que se trata sólo de un «por cierto, si no tienes nada que hacer el viernes por la noche, ¿te gustaría...?» Otros hombres, en cambio, se muestran bruscos y arrogantes; «¡Hola, guapa! ¡Vamos a salir el viernes tú y yo! ¿Qué te parece?» Hay muchas maneras de arreglar con alguien una cita, y cada una de ellas tiene más o menos probabilidades de ser bien recibida.

Cuando usted le pregunta a una persona si le gustaría ir a tomar un café, ¿qué es lo que usted le comunica acerca de su interés y simpatía por ella, de sus motivos, en la forma de expresar su petición y en las palabras que utiliza? Antes de pensar automáticamente que a la otra persona no le agrada usted, debería preguntarse: «¿Qué error he cometido al invitarla, que le ha hecho pensar algo desagradable o dudoso acerca de mis motivos?» Es importante recordar que, a menudo, si la petición se hubiese expresado de manera diferente, la respuesta habría podido ser más favorable. Y, además, existen otras razones para una respuesta des favorable, respuestas que no tienen nada que ver con usted como persona.

 

La habilidad social incluye lo que decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos y, una vez hemos adquirido esta habilidad, nuestras probabilidades de tener relaciones sociales positivas son mucho mayores. Cuando una relación social negativa no puede ser atribuida a una escasa habilidad social, es importante esforzarse más, procurar usar adecuadamente los mensajes verba les y no verbales. Es necesario observar atentamente todas las señales importantes que pueden decirle qué estrategia y qué táctica debe seguir. Y es necesario tener paciencia y perseverancia. Dadas las circunstancias adecuadas y la disponibilidad de una persona para las relaciones sociales, si no tiene usted éxito es porque no se ha esforzado lo suficiente.

Y lo mismo puede decirse de los hábitos verbales y no verbales en la relación social- Las personas que han pasado por una gran variedad de experiencias sociales suelen haber adquirido una variedad igualmente gran de de experiencias sociales y, con el tiempo, estas res puestas se han utilizado tantas veces que se convierten en grupos de hábitos. Entonces, para poner en mar cha estos hábitos, lo único que se necesita es la valoración de la situación social en la que uno se encuentra. La utilización de estos hábitos nos libera de pensar constantemente en todas aquellas cosas que facilitan las relaciones sociales: lo que vamos a decir después, si debemos seguir con este tema o sacar otro, si debe- riamos hacer un comentario marginal, etc. Los grupos de hábitos verbales y no verbales nos evitan el pensar de antemano lo que vamos a decir, el prepararlo. Por ejemplo: «Esto que acaba de decir me ha hecho pensar en una cosa. Tengo que acordarme de decírselo después», O bien: «Veo que acaba de llegar esa chica con la que quería hablar. ¿Cuál es la mejor manera de terminar esta conversación con delicadeza?» Esto es sólo una muestra de los pensamientos que ocupan la mente de la persona no tímida durante una conversación, en el breve lapso de diez minutos. Su conducta sigue siendo correcta, y su interlocutor no imaginaría nunca que esté pensando en otra cosa.

Los tímidos, en cambio, no actúan según unos hábitos socialmente correctos. La única actitud habitual en una persona tímida es la de permanecer silenciosa e inexpresiva, tanto en el aspecto verbal como en el no verbal. El tímido está tan preocupado consigo mismo -piensa en lo que está diciendo, en cómo lo está diciendo, en el efecto que causarán sus palabras- y con el deseo de escapar a la situación, que no le cabe en la cabeza nada más. No tiene la mente libre para pensar en aquellas cosas que harían la conversación agradable y fluida. Ya hemos visto que una de las razones de esta excesiva preocupación es el temor a la valoración negativa; otra razón puede ser, simplemente, la falta de soltura o de costumbre en lo referente a las situaciones sociales inesperadas o informales, y, por ello, como el principiante en el golf, debe atender con mayor cuidado a todos los detalles de su conducta. Sólo cuando estos detalles se han ensayado, tanto en la teoría como en la práctica, pueden convenirse en hábitos. Y sólo entonces pueden crearse grupos de hábitos y puede disminuir el esfuerzo.

Estos grupos de hábitos que facilitan las relaciones sociales informales dejan de funcionar cuando la ansiedad persiste. Los psicólogos y otros investigadores estudian aún la naturaleza de la ansiedad y de la tensión, sin haber llegado a comprender del todo el mecanismo de dichas reacciones. Pero hay una cosa en la que todos están completamente de acuerdo: la ansiedad inhibe la libertad. Una persona ansiosa ve limitada su libertad de respuesta. La tensión hace cerrarse su mente, como una tuerca, en tomo a unas ideas fijas. Y el temor limita sus pensamientos y acciones. Este principio es tan universalmente aceptado que se ha aplicado a los programas de la enseñanza privada. Durante los últimos quince años, ha prevalecido en la educación moderna la tendencia a fomentar un ambiente educativo «de poco peligro», relajado, a fin de que el niño pueda lanzarse a la mayor variedad posible de reacciones, hacer asociaciones nuevas y audaces y abordar sus problemas de un modo creativo. La tensión nos hace me nos flexibles, y nos apegamos a las cosas que sabemos seguras. Lo único que sabe con certeza la persona tímida es que, si no reacciona, si no dice nada, no dará motivo alguno para que los demás le valoren negativamente. Y así se perpetúa el ciclo.

Estos efectos de la tensión se dan también en las personas no tímidas. Cuando una persona no tímida se encuentra en un ambiente social nuevo, tiene que hacer un esfuerzo consciente para responder a las señales que capta. «Nunca había estado aquí. ¿Cómo será esta gente? ¿Conoceré a alguien? Si encuentro a algún conocido, ¿qué le diré? Lo mejor será que me atenga a mi conducta habitual.» O bien: "Nunca había estado en una fiesta como ésta. Parece que hay mucha gente de la embajada. Y no sé quién es quien. ¡Oh, Dios mío, hay una fila de recepción! ¿Hacia dónde voy? ¿Con quién puedo hablar? ¿Qué le diré?"

Cuando las personas se encuentran en una situación social nueva y no saben cuál es la conducta más adecuada, se limitan a decir y hacer aquello de lo que están seguras, aquello que, con toda certeza, no puede molestar a nadie. Pero, incluso actuando de este modo, la persona tiene que observarse continuamente para saber si se está comportando con corrección. Así pues, las situaciones sociales nuevas no crean tensión solamente debido a la inseguridad, sino también porque limitan la capacidad de la persona para liberar su mente y pensar en aquellas cosas que facilitarían la relación. La expresión verbal, facial y corporal, así como los procesos mentales, pueden verse inhibidos, trátese o no de una persona tímida. Ocasionalmente, la tensión social hace a la persona más activa, pero esta misma actividad pone de manifiesto su ansiedad; habla por hablar, divaga y se muestra incoherente.

La persona tímida tiene que enfrentarse a dos motivos de ansiedad: el primero consiste en el temor a la valoración negativa y al fracaso; el segundo consiste en el hecho de que las situaciones nuevas coartan su pensamiento e impiden la expresión libre y relajada de su conducta social. Si las tensiones sociales alcanzan un cierto grado de intensidad, pueden llegar a convertir en tímida a una persona que no lo era.

 LAS CARACTERÍSTICAS DE LA TIMIDEZ

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos