Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

CÓMO VENCER LA TIMIDEZ
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Miel Girado

B45TRGF


Volver al Indice de este Curso  

EL PENSAMIENTO CORRECTO

¿Cuáles son las ideas constructivas, racionales y más adecuadas que debe usted cultivar si quiere superar su timidez? Apréndase de memoria y asimile realmente es tas siete afirmaciones racionales acerca de sí mismo y de su entorno social.

 

1. Para lograr lo que quiero de las situaciones sociales, tengo que actuar

Muchas personas tímidas no quieren arriesgarse a iniciar nuevas relaciones sociales porque temen poner a prueba sus capacidades; y las pocas veces que se aventuran a hacerlo, se esfuerzan poco por lograr el éxito. Pero si usted quiere que sus relaciones sociales sean más satisfactorias, debe ser activo a la hora de preparar las circunstancias necesarias y capaz de enfrentarse al desafío con más energía. Tiene que elaborar planes concretos y aplicarlos sistemáticamente y con decisión. Si tiene una visión precisa de su capacidad o desenvoltura social, podrá fijarse objetivos realistas como otros tantos peldaños hacia el nivel en el que desearía estar. Y, finalmente, tiene que actuar para alcanzar sus objetivos. Cuando se levante por la mañana, pregúntese: "¿voy a hacer hoy que sea nuevo, audaz e interesante?" "¿Qué voy a hacer para ayudarme a mi mismo a llegar a donde quiero?".

 

2. Para aceptar un riesgo, no puedo esperar completamente relajado, tranquilo y seguro

El rumiar, cavilar, aplazar, posponer, reconsiderar, etcétera no son más que tácticas dilatorias que impiden la acción. «Estoy muy nervioso, tengo demasiado miedo», es la típica excusa de la persona tímida que no quiere probar nada nuevo mientras sienta el más leve asomo de aprensión o inquietud. Pero si no experimenta usted un cierto grado de temor al enfrentarse a una prueba social nueva, no arriesga nada, y, en tal caso, la empresa no tiene ningún valor en cuanto a su progreso social. Tiene que arriesgarse ya desde ahora.

Si usted es a la vez tímido y vanidoso, las pretensiones sobre su personalidad social no estarán arraigadas en la propia experiencia ni basadas en verdaderas capacidades y habilidades. Al fingir ser lo que no es, busca usted ser descubierto públicamente. Abandone, pues, la idea de que solamente puede ser una persona respetable si es mejor que todas las personas de su entorno. Si sólo puede sentirse digno de respeto y admiración tras compararse con todos los demás, nunca llegará a conseguirlo, pues siempre habrá alguien mejor que usted.

Si, por el contrarío, peca usted de excesiva modestia, aprenda a valorar con más precisión a los demás en cualquier situación. Usted se infravalora a sí mismo debido a una tendencia a sobrevalorar a los demás. Recuerde que cuando los miembros de la «élite» se ven despojados de los adornos que le hacen a usted envidiarles, resultan ser como todo el mundo.

 

3. La idea de que la gente está siempre mirándome y juzgándome procede de la mirada de mi propia mente

Libérese de la idea de que la gente está siempre mirándole, examinándole, juzgándole y valorándole. Sólo los tímidos, que suelen temer la valoración negativa de los demás, pasan una considerable cantidad de tiempo pensando en eso. La única razón por la que sospecha que está siendo observado y valorado es que usted mismo hace esto con los demás. Cuando usted deje de juzgar y valorar continuamente a la gente, dejará también de pensar que los demás están haciendo lo mismo con usted. Y recuerde que aquellos que le valoran desfavorablemente lo hacen porque, en el fondo, creen que usted es mejor que ellos.

 

4. Debo adecuar mis esperanzas a la realidad, y fijarme objetivos apropiados a mis habilidades en un ambiente social dado

Con demasiada frecuencia, obedeciendo a un impulso, se ha arriesgado usted a embarcarse en una relación social demasiado difícil con respecto a las habilidades que ha desarrollado hasta el momento. En tales circunstancias, no puede esperar obtener buenos resultados. Piense en lo que significa construir una «musculatura» psíquica. Vuelva a los ejercicios más fáciles y repítalos a menudo antes de lanzarse a relaciones sociales más difíciles. Algunas personas, después de su primer éxito en sociedad, tienen la impresión de que pueden con quistar el mundo. Pero esto es muy improbable. Sus esperanzas de éxito deben ser proporcionadas con sus aptitudes y con la práctica que haya adquirido. Y debe fijar sus objetivos cada vez a un nivel un poco más alto que el anterior, pero sólo un poco.

 

5. Aun las personas más capaces y hábiles socialmente fracasan alguna vez. No debo disgustarme tanto cuando fracaso yo

Es prácticamente imposible obtener respuestas sociales favorables siempre. Las personas que tienen habilidad y desenvoltura sociales y seguridad en sí mismas no se aterrorizan cuando no reciben aprobación o aceptación. ¿Por qué, pues, ha de aterrorizarse usted? Las personas que consideran con objetividad su autoestima social no se fijan una norma según la cual un fracaso ocasional baste para suponer deficiencias e ineptitudes. ¡No sea demasiado severo consigo mismo! Es lógico que saque conclusiones acerca de su éxito social basándose en un número reducido de experiencias interpersonales en ambientes sociales limitados, pero también eso es peligroso. Sí en una habitación las probabilidades de éxito son escasas, no se quede en ella. Pase a la habitación de al lado, donde hallará la oportunidad de aplicar sus habilidades.

 

6. Si inicio un contacto social que no resulta bien, ello no tiene que ver conmigo como persona; tiene que ver con A, B o C.

No puede usted atribuirse mucho mérito si emprende un tipo de relación o contacto social que haya repetido muchas veces con anterioridad. La única forma de aumentar su autoestima es hacer algo que sea nuevo y que ponga a prueba su personalidad social. Las experiencias que hacen aumentar la autovaloración y la seguridad en sí mismo son aquellas que implican un desafío, un grado de dificultad proporcional o ligeramente superior a su propia habilidad. Si no posee usted las habilidades, apréndalas; si las ha aprendido, póngalas a prueba en la práctica.

Si usted tiene una experiencia social positiva, ello ha de atribuirse a sus aptitudes y capacidades sociales. Pero si no tiene usted éxito, su fracaso puede atribuirse solamente a uno o más de los siguientes factores:

 

A. No se ha esforzado lo suficiente. Si la situación era proporcionada con su capacidad y habilidad, no se ha esforzado lo bastante para ejercitar todos los componentes de su talento. En muchas situaciones sociales, el éxito depende del esfuerzo que usted está dispuesto a hacer para alcanzar el fin que persigue. Las personas que son al mismo tiempo tímidas y vanidosas, y que tienen pretensiones, se dicen a menudo a sí mismas:

«¡Uf! Yo soy fulano de tal. Cuando vean quién soy, no tendré ningún problema. No hará falta que me esfuerce mucho». Esta actitud suele llevar al fracaso; los de más rechazan a la persona en cuestión y guardan de ella una impresión de arrogancia y de presunción.

Por el contrario, la persona tímida que se infravalora a sí misma considera que no vale la pena esforzar- se mucho, porque cree erróneamente que no está a la altura de las circunstancias. Lo cierto es que esta persona puede poseer tantas cualidades como cualquier otra, y triunfaría si se esforzase un poco más.

 

B. La empresa era demasiado difícil. Por desgracia, es cierto que nadie puede estar nunca absolutamente seguro de que la dificultad de un encuentro social está al mismo nivel que su capacidad. Por ejemplo, intentar mantener la atención de alguien durante una conversación interesante es mucho más difícil cuando en la misma mesa hay media docena de personas que cuando están solos la otra persona y usted; si usted no tiene éxito, es porque la tarea era demasiado difícil. Si usted se acerca a una persona del sexo opuesto que resulta ser tímida, socialmente inexperta y nerviosa, y si usted le pide una cita y la persona le rechaza, y si usted ha usado todo su arte y su pericia, ello se debe probablemente a que le sería muy difícil a cualquiera hacer cambiar de opinión a una persona tan tímida. Si coge el teléfono un viernes por la noche para encontrar a alguien que salga con usted el sábado, y no lo encuentra, ello se debe a que es muy difícil para cual quiera encontrar a un amigo o amiga que no esté comprometido ya el viernes.

 

C. Ha tenido mala suerte. Existen una serie de fuerzas o causas que están completamente fuera de nuestro control y que varían de manera imprevisible. Estar en el lugar adecuado a la hora adecuada, por casualidad, puede significar que una persona encuentre un buen trabajo, de la misma manera que el encontrarse con alguien en un lugar inadecuado y en un momento poco propicio puede malograr la relación. En una situación en la que la tarea social estaba proporcionada con su capacidad, en la que la tarea no era difícil y en la que usted ha hecho el esfuerzo, todo fracaso se deberá a la mala suerte.

 

LA MANERA DE PRESENTARSE

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos