Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA Manual Práctico Basado en las Investigaciones de Luis Alberto Machado

nhu7

8

Si la inteligencia del hombre ha logrado fabricar máquinas que piensan, ¿cómo no va a poder utilizar al máximo esa otra máquina muchísimo más completa que es su propio cerebro?

En unos casos necesitará más tiempo; en otros, menos; pero lo que puede pensar una máquina lo puede pensar un hombre, e infinitamente más.

Pensemos en que los ordenadores no pueden jugar al ajedrez con garantía absoluta de no cometer error, mediante un método algorítmico_ teóricamente seguro, porque, a una velocidad de cálculo de un millón de posibilidades por segundo, un ordenador necesitará, para decidir la primera jugada, el número de años contenido en una cifra expresada así: un diez seguido de noventa y nueve ceros, es decir que cada partida duraría miles de millones de siglos.

La mayor ventaja del hombre sobre la máquina termina siendo la de que no es tan perfecto como ella.

La grandeza del hombre radica en su propia imperfección.

Una de las realidades imprescindibles para el desarrollo de la humanidad es la de que el hombre se encuentra en condiciones de equivocarse; esto es lo que le permite intentar nuevos caminos para ir enfrentando con éxito los cambios que se presentan en las circunstancias en las que se desenvuelve su existencia.

 

Si no tuviéramos capacidad de equivocarnos tampoco la tendríamos para escoger y, si éste fuera el caso, no podríamos dominar el mundo exterior, sino que estaríamos a merced de él.

Si no pudiéramos cometer errores tampoco podríamos progresar.

La Historia cabalga sobre una serie ininterrumpida de rectificaciones.

La cultura es también el fruto de nuestra radical imperfección.

Antes podremos lograr cerebros humanos con una efectividad varias veces mayor que la actual, que ordenadores con posibilidades creativas muchísimo menores que las de un hombre normal.

En todo caso, una sensación extraña, que muchas veces consiste en un no aceptado temor, nos envuelve cada vez que nos llega una noticia acerca de los prodigios avances que se están logrando en nuestros días en el campo de la construcción de máquinas que "juegan", que "traducen", que "componen música", que "pintan cuadros", que, en fin, realizan trabajos propios de seres dotados de una capacidad que hasta se le atribuía solamente al ser humano.

¿Hasta donde podrá llegarse por este camino?

¿Será posible fabricar máquinas que puedan componer poemas?

¿Y si así fuera, eso no significaría que las máquinas podrían pensar?

¿Cuál sería la diferencia entonces entre un hombre y una máquina?

¿Podría alguien seguir creyendo en el alma humana?

Si a mí me preguntaran en estos momentos: "¿Cree usted que alguna vez se pueda construir una máquina que piense?", ¿qué respondería?

Creo en Dios, creo en el hombre, hecho a su imagen y semejanza, con un alma espiritual e inmoral, y creo en la resurrección de la carne y de todo lo que existe en el Universo.

Y a esa pregunta respondo, sin que abrigue ninguna duda: definitivamente, sí, sí, creo que se podrán construir máquinas que piensen.

Es más: se han construido ya.

Durante mucho tiempo la Cristiandad se resistió a admitir- lo mismo que casi todos los científicos de entonces- que la Tierra diera vueltas alrededor del Sol y, segundo, de que eso no importaba; de que absolutamente ninguno de los principios del cristianismo se veía afectado por esa realidad. Cuántos daños se habrían evitado si desde el primer momento se hubiera llegado a esta última conclusión.

Ojalá los cristianos de hoy- seguros de aquello en que creemos, convencidos de que la Verdad es una y que, por consiguiente, jamás podrá existir una contradicción entre dos verdades- no sintamos allá en el fondo de nuestra alma ninguna especie de temor ante los avances de la ciencia en cualquier orden.

Una máquina puede relacionar y por tanto, de acuerdo con lo que veremos que es el pensamiento, una máquina puede pensar.

Podría hacerlo aun más perfectamente que el hombre, pero dentro de los límites y condiciones que el hombre le hubiera fijado.

El meollo del asunto radica en que una máquina no puede pensar libremente. Una máquina, por definición, está programada.

Por perfecta que sea, siempre estará programada.

Si el hombre estuviera "programado", sería la más perfecta de las máquinas conocidas hasta ahora, pero, al fin y al cabo, una máquina más.

Lo que en definitiva diferencia al hombre de la máquina no es el pensamiento, sino la libertad.

La tarea que le corresponde al hombre y en la cual jamás podrá ser desplazado por la máquina es la de pensar sin ninguna determinación previa.

Su libertad esencial consiste en la posibilidad de relacionar pensamientos según su decisión propia.

Por lo demás, no tiene sentido que el hombre compita con la máquina en lo que ésta puede hacer mejor.

El avance del hombre se ha realizado a través de una sucesiva delegación de funciones: para poder continuar hacia delante, cada vez que el hombre ha logrado llevar a cabo una operación ha inventado después una máquina para que la realice por él.

Y así seguirá pasando en el futuro.

Cuando un hombre hace algo que deba repetirse exactamente igual, en todos sus principios individualizantes, está ocupando provisionalmente el sitio que le corresponde a una máquina.

Quizá el progreso consista justamente en el sucesivo desplazamiento del hombre por la máquina de aquello que a él no le corresponde hacer.

Cuándo la mayor parte del trabajo que realizan ahora los hombres sea efectuado por máquinas a eso llegaremos antes de lo que pensamos, ¿hacia dónde proyectarán los hombres su trabajo?

Hacia aquello que los caracteriza y diferencia: el pensamiento como una libre y maravillosa aventura.

 CÓMO DESARROLLAR LA INTELIGENCIA 9

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos