Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso


CÓMO RESOLVER LAS
DISCREPANCIAS EN LA PAREJA
Y EL TRABAJO

discrepancias

MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de 
Susan M. Campbell, Ph. D.

MÓDULO II

LA PARADOJA DE LA EVITACIÓN

Relacionada con la paradoja de la rendición existe otra también familiar: cuanto más me esfuerzo por evitar una situación, más se repite en mi vida.
 
Reflexionando de nuevo sobre las relaciones significativas de mi vida, veo que siempre se ha repetido, hasta hace poco, un mismo modelo.
 
Durante muchos años yo era siempre la que ganaba el pan principalmente en mi familia.
 
Cada vez que ponía término a una relación, juraba que no volvería a mezclarme con alguien a quien tuviera que mantener económicamente en parte o por completo.
 
Pero al cabo de poco tiempo, me enamoraba otra vez y olvidaba mi promesa.
 
Tenía muchas oportunidades de unirme a hombres que podían mantenerme a mí económicamente, pero, irónicamente, nunca me interesaban este tipo de hombres.
 
Era como si estuviera tratando de escapar de la otra situación con tanta prisa que no hiciera más que tropezarme con ella una y otra vez.

 

¿Qué sucedía realmente?

Una vez más nos encontramos con un culpable muy familiar, el miedo.
 
Irradiaba mis temores como un cartel de neón, el temor a que nunca me mantuviera nadie, el temor a no conocer nunca la sensación de recibir cuidados, aunque fuera sólo en pequeños detalles.
 
Aunque creía que era yo quien escogía a mis compañeros conscientemente, mis temores generaban inconscientemente una profecía que se daba a sí misma pleno cumplimiento.
 
Había dedicado tanta energía a la situación al tratar de evitarla, que lo único que hacía era atraerla una y otra vez.

Ahora que me he liberado de esta pauta repetitiva soy capaz de la situación con una perspectiva más amplia.
 
Creo que el modelo dejó de repetirse en cuanto dejé de escaparme de él, cuando empecé a disfrutar de mantener económicamente al hombre con el que estaba.
 
Me di cuenta de que estaba haciendo exactamente lo que deseaba hacer con mi vida y con mi tiempo.
 
Me encanta trabajar y me resulta fácil ganar dinero.
 
¿Por qué no había de compartir lo que tenía?, me dije.

En cuanto dejé de preocuparme por si me mantenían y dejé de protestar de la falta de apoyo que tenía, la ayuda surgió.
 
En mi caso, no vino en forma de compañero rico.
 
La ayuda financiera la obtuve de la venta de unos bienes inmuebles que había poseído durante bastante tiempo.
 
Pretendía obtener una suma grande de dinero para comprar una casa, pero en lugar de eso, a cuenta de los problemas de financiación que tuvo el comprador, me fue concedida la garantía de unos ingresos mensuales para el resto de mi vida.

Este ejemplo muestra la similitud entre la paradoja de la evitación y la paradoja de la rendición.
 
La una es en cierto sentido la inversa de la otra.
 
Dejar de evitar o resistirse es rendirse.
 
La diferencia está en que cuando uno se rinde deja de esforzarse por producir un cambio en las circunstancias, mientras que cuando deja uno de evitar algo, deja también de eludir las circunstancias.

Hay un viejo dicho: “Podrás correr, pero nunca escapar”.
 
Tal dicho resume el principio que actúa tras la paradoja de la evitación.

Si hay algún rasgo de su personalidad que le causa dolor o frustración, éste le perseguirá hasta el día de su muerte, a menos que se lo plantee con resolución y le haga frente hasta resolverlo.

Yo fui adquiriendo la terrible conciencia de esta norma viendo a mis abuelos envejecer y chochear.
 
Durante la edad madura lograron eludir sus temores y paranoias dedicándose en exceso al trabajo, pero a medida que sus cuerpos se debilitaban y disminuía su capacidad para el trabajo, también perdía poder su sistema de evitación.
 
El temor de mi abuelo a que se aprovecharan de él empezó a perseguirle como una pesadilla insistente y el hecho en sí de que fuera viejo y vulnerable le convertía en un blanco fácil y atractivo para engañabobos que vendieran cualquier cosa, desde ataúdes hasta tejados garantizados de por vida.
 
El abuelo siempre me había dado la impresión de ser un poco paranoico, pero fue en los últimos años de su vida cuando sus temores se hicieron con el dominio de toda su personalidad.

Se había pasado toda su vida evitando que le estafaran, todo ello para que al final de ésta todos sus miedos cobraran realidad.

Con estos ejemplos acerca de la imposibilidad de escapar de uno mismo no pretendo decir que no es posible renunciar a las cualidades o hábitos menos constructivos de uno.
 
Si consigue afrontar esas características y admitir que forman parte de su personalidad, estará en camino de concederles un papel cada vez más pequeño en su drama personal.
 
Eso no es eludir, es hacerse responsable de ellas de manera que tengan menos tendencia a aparecer en momentos inoportunos.

LA PARADOJA DE LA COMPRENSIÓN

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos