Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública 
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Links en inglés
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones

Rarezas de la Historia Argentina
 
Los hechos más insólitos
de un país "condenado al éxito"



CÓMO TRATAR CON 
PERSONAS DIFÍCILES

Guía Práctica Basada en las Investigaciones de Ursula Marka

Volver al Indice de este Curso

LOS ATAQUES DE RABIA

Algunas personas tienen por costumbre tener ataques de rabia Parecen ser incapaces de expresar lo que sienten sin gritar, vociferar, dar golpes en la mesa, dar portazos o en algunos casos lanzar por los aires lo primero que cae al alcance de su mano. Si usted se encuentra en la línea de fuego de dichos ataques, puede resultar una situación muy difícil de solucionar y, para las personas sumisas y pasivas, puede ser imposible.

Estas muestras de violencia indican una pérdida del control por parte del agresor y a la vez son un signo de inmadurez, sea cual sea su edad. Quizá de niño descubrió que cogiendo una pataleta podía manipular a sus padres, y en la actualidad continúa utilizan do el mismo método. A lo mejor, procede de una familia en la que imperaba la ley del que más grita o del que es más molesto. Sea cual fuere la razón original, cualquiera que habitualmente tenga ataques de rabia será porque ha visto los resultados desde muy pequeño y por eso ha decidido seguir empleando este método para conseguir sus fines.

Aunque no se puede generalizar, alguien que se permite tener ataques de rabia básicamente se encuentra dentro de una de estas dos categorías:
 

1. La persona que siempre está de mal humor, que nunca ha aprendido que es más fácil conseguir lo que desea siendo asertivo y amable que intentando forzar a los demás a cooperar.

2. La persona muy tensa que cuando ha de expresar una emoción es igual de exagerada. Es probable que no se guste mucho a sí misma cuando pierde el control, pero no sabe qué hacer para cambiar la situación. Sin embargo, puesto que también sabe reírse de sí misma una vez se le ha pasado el enfado, es más fácil tratar con ella que con alguien del primer grupo.
 

Si tiene que enfrentarse a alguien del primer grupo, el de la «pataleta-lanza cosas», el que siempre está descontento y cuyo humor no suele mejorar, será muy difícil hacer frente a la situación. Nunca habrá momento para discutir el problema, porque no estará dispuesto a escuchar nada, especialmente si puede suponer una crítica de su conducta.

Si hay algo que este tipo de personas no soporta es que alguien insinúe que puedan estar equivocados o que su conducta no es perfecta
. Sólo es capaz de ver las cosas bajo un punto de vista, ¡el suyo! Como es natural, éste es otro signo de inmadurez y debilidad, puesto que una persona fuerte es capaz de reconocer sus defectos En este caso, tendrá que aceptar que nunca va a cambiarle; por eso, a continuación tiene unos cuantos métodos de autoprotección que puede emplear:

Procure no tomarse sus comentarios como algo personal. Dése cuenta de que es tan déspota con usted como con cualquier otra persona y que no es el único blanco de sus comentarios. Si puede tener esto presente, con suerte, su conducta le resultará más llevadera y será más capaz de volver a su sitio a esperar que pase la tormenta.

 

. Tómeselo a broma mentalmente. Ya que se está comportando como un niño, imagínelo como tal. Mientras vocifera y desvaría, imagine que lleva los pantalones y la gorra del uniforme escolar o hasta incluso un pañal. Aunque esto no cambie su conducta, a usted le ayudará a verle más en el sitio que le corresponde.

. Si le afecta mucho y no puede hacer nada para aplacar su mal humor, pruebe a desaparecer de la es cena. No corra a salir de la habitación dando muestras evidentes de estar afectado; eso no hará más que hacerle sentir desprecio por su «debilidad» y tendrá una razón más para gritar. La reacción asertiva sería decir algo como: «Volveré cuando los ánimos estén más calmados» o «Me resulta muy desagradable que grites o tires cosas, de modo que te estaría muy agra decido si dejaras de hacerlo. Mientras tanto, estaré haciendo otras cosas». Si decir alguna de estas frases le resulta verdaderamente difícil, lo único que ha de hacer es plantar cara, decir tranquilamente «Lo siento» y salir de la habitación, si es posible.
 

Si tiene que tratar con el segundo tipo de persona, la que es muy exagerada en todas sus conductas, des cubrirá que en los momentos en que está tranquila es bastante amistosa. Elija uno de esos momentos y pregúntele si pueden charlar con calma. Luego puede proseguir explicándole cómo le sientan sus estallidos de rabia y el efecto que tienen sobre los demás.

Por ejemplo: «Cuando pierdes el control nos pones a todos en una situación muy difícil. A mí me resulta muy violento, Rally está muy preocupada y su confianza en sí misma va disminuyendo cada día que pasa. Por otra parte, también resulta casi imposible comprender lo que quieres decir, así que tampoco podemos satisfacer tus deseos por más que queramos hacerlo».

Probablemente descubrirá que cuando se ve forzado a observar su conducta, este tipo de persona estará llena de remordimiento. Puede llegar a ser bastante generosa con sus disculpas y darlas con toda sinceridad. No obstante, si surge otro problema, como las pataletas, que al igual que muchas otras cosas son un hábito, es fácil que vuelva a reaccionar de modo semejante en otra ocasión.

Para evitar que esto suceda, dígale que se da cuenta de que probablemente pierde los nervios sin ser consciente de ello y que será una costumbre difícil de romper.
Pregúntele si estaría dispuesto a que usted le ayudara haciéndole una señal cuando empezara de nuevo el berrinche. Si acepta, acuerden un código entre ustedes.

Si su tipo de relación lo permite, intente poner un poco de humor a la situación. Una mujer que asistió a uno de mis seminarios explicó cómo había «curado» a su supervisor de sus ataques de mal genio. (Hay que tener en cuenta que en su oficina reinaba un sistema bastante relajado es posible que no se pudiera hacer lo mismo en un ambiente más formal.)

La delegada (a quien llamaré Carolina) acababa de presenciar otra muestra del exaltado carácter de su supervisor. A los diez minutos ya había pasado todo, Carolina sostenía una pesada carpeta delante de ella a modo de escudo y asomó la cabeza por la puerta del despacho de su jefe.

«¿Es seguro entrar ahora?», preguntó.

El la miró perplejo, puesto que era una de esas personas cuyo mal carácter desaparece por completo cuando todo ha pasado. «Bueno -dijo ella-, tenías tal ataque de rabia que pensaba que aún estarías lanzando cosas. Me he traído la carpeta para protegerme.»

El supervisor sonrió un poco forzado. «Supongo que me he puesto como dices -dijo él-. Pero no te preocupes, ya ha pasado todo.»

Carolina entró en la habitación. «Si no vas a tirarme el fax por la cabeza, ¿puedo charlar contigo un momento?»

El asintió con la cabeza y ella se sentó.

Entonces, con calma pero con determinación le explicó el efecto que sus ataques de mal genio tenían sobre ella y sobre las demás personas de la oficina. Manteniendo su serena actitud, le preguntó si estaba a punto de volver a gritar, porque de ser así correría a esconderse debajo de su mesa de despacho. La conversación concluyó en un tono de buen humor por ambas partes y el supervisor le dijo que en el futuro intentaría dominar su carácter.

Por supuesto, aun las mejores intenciones flaquean de tanto en tanto, pero en este caso la puerta hacia el cambio ya se había abierto.

La próxima vez que Carolina notó que su supervisor se empezaba a exaltar, cogió una planta que estaba en un pesado macetero y la dio. «Por si tienes ganas de tirar algo», le dijo ella.

Esto le hizo reaccionar y empezó a reírse de su comportamiento. Él empezó a decir las cosas con más calma, aunque con firmeza. Con el tiempo, se enfadaba cada vez menos.

Si usted cree que la figura de autoridad con la que ha de tratar respondería a un poco de broma, esto a menudo es una forma muy eficaz de disolver situaciones potencialmente explosivas.

EL SILENCIO





CONVIÉRTASE

EN MENTOR EMOCIONAL DE SÍ MISMO/A Y DE OTRAS PERSONAS

 

INSTRUCTORADO ONLINE DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL

Un Aprendizaje Para Toda la Vida

 

PROGRAMA PARCIALMENTE SUBSIDIADO POR

Programas Subsidiados

de Formación y
Entrenamiento



O r g a n i z a t i o n
D e v e l o p m e n t
I n t e r n a t i o n a l


Talleres y Seminarios 
de Inteligencia
Emocional y
Cambio Organizacional

Para Toda Hispanoamérica



Instructor
Abel Cortese


EMPRESAS,
UNIVERSIDADES,
ESCUELAS, CLÍNICAS,
HOSPITALES Y ONGs

CURSO
PRÁCTICO
ON LINE

DE
INTELIGENCIA
EMOCIONAL:

3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
EN 
LATINOAMÉRICA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos