Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública 
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Links en inglés
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones

Rarezas de la Historia Argentina
 
Los hechos más insólitos
de un país "condenado al éxito"



CÓMO TRATAR CON 
PERSONAS DIFÍCILES

Guía Práctica Basada en las Investigaciones de Ursula Marka

Volver al index de este curso

LA PERSONA PASIVA

En el lado completamente opuesto nos encontramos con la persona pasiva, que tiende a sacrificar constantemente sus necesidades por los demás. Es un buen blanco para que la gente se aproveche de ella, incluso hasta los que no son agresivos por naturaleza. Sencillamente, parece que el pasivo fomente esta actitud en las personas con las que se relaciona.

En otras generaciones se suponía que las mujeres tenían que ser sumisas; pero desde hace relativamente poco tiempo se ha aceptado que la mujer sea asertiva y competitiva. En este sentido, el progreso de la mujer se ha visto entorpecido por la acción de hombres que ocupan puestos prominentes y que, por edad o por educación, siguen aferrados a las viejas ideas 'obre el «lugar que ha de ocupar la mujer».

En tales empresas aunque la mujer tenga talento, sea eficiente y responsable, es extraordinariamente difícil que llegue a la cima. Sin embargo, es posible que a medida que los miembros de esta vieja jerarquía se vayan retirando, las mujeres tengan más oportunidades de compartir las responsabilidades profesionales con los hombres.

La persona pasiva sufre enormemente a causa de sus sentimientos de inseguridad e inferioridad. Carece de autoestima y no confía en sí misma o en sus habilidades. Cada vez que entra en contacto con el agresor se refuerzan sus sentimientos de inferioridad. Tiende a aceptar las críticas sin preguntarse si son justificadas o no.

Puesto que se da cuenta de que deja que los de más se aprovechen de ella -y lo hace habitualmente-, la persona pasiva suele experimentar bastante ira. Sin embargo, esta ira no se dirige hacia la persona o personas que se están aprovechando de ella, si no hacia sí misma por permitirlo. No obstante, no suele hacer nada al respecto, cree que «no vale la pena», que nunca la van a tomar en serio ni podrá hacer lo que quiere. Esto, a su vez, provoca una grave frustración: a fin de cuentas, a nadie le gusta sentirse impotente y mucho menos si se está convencido de que se lo «merece».

La persona pasiva normalmente es bastante buena ocultando sus sentimientos. Va por la vida haciendo ver que todo va bien, mientras siempre está angustia da y teme que sólo sea una cuestión de tiempo el que alguien la ponga en evidencia por su incompetencia. Como podrá imaginar, esto es un regalo para el agresor, que sólo está buscando a alguien que acepte la culpa de todo lo que va mal. ¡Qué lotería encontrarse con la víctima propiciatoria, alguien que realmente crea que todo es culpa suya!

Una persona pasiva también se aparta de los de más, porque siente que no merece relacionarse con seres superiores y que éstos tampoco querrán conocerla. No cree que nadie quiera escucharla, porque cualquier cosa que desee expresar sería trivial, insignificante o errónea.

 

Intente hacerle un cumplido a una persona pasiva y se dará cuenta de que no puede aceptarlo. Transforma todo elogio en una frase negativa. Por ejemplo, si usted le dice: «Me gusta mucho lo que llevas puesto, te sienta muy bien». En lugar de responder con un simple «gracias» es más probable que conteste: «¿Este trapo viejo? Hace siglos que lo tengo», haciéndole sentir también como un idiota (es decir, negativo).

Debido al estrés y la ansiedad constante que la en vuelve, por no mencionar el miedo a «ser descubierta», este tipo de persona carece de energía y de entusiasmo por la vida. No tiene tiempo para emplearlo en sí misma y se pasa la vida intentando hacer lo que cree que gusta a los demás.

Seguramente pensará que, excepto el agresor, todo el mundo siente solidaridad hacia el pasivo y quiere ayudarle a que tenga una mejor opinión de sí mismo y a que aumente su confianza. De hecho, la mayoría de las personas empiezan de este modo, pero llega un momento en que la solidaridad se convierte en indignación. La gente empieza a desear que imponga, que haga lo que quiere de una vez y tome decisiones propias y, como esto no sucede, acaban sintiéndose irritadas y perdiendo el respeto que tenían por esa persona y la tratan de acuerdo con su conducta.

Estar siempre en contacto con una persona pasiva puede ser exasperante. Hace falta mucha energía para tratar a alguien que siempre es negativo de palabra y de hecho. Es una experiencia agotadora, que te deja exhausto y te obliga a esforzarte para mantener tu propia actitud positiva. El resultado es que la mayo ría de las personas intentan evitar a estos sujetos, a menos que no puedan remediarlo, lo que aumenta sus sentimientos de aislamiento e inferioridad.

También se puede reconocer a la persona pasiva por su lenguaje verbal y corporal típico.
 

Lenguaje verbal

. ¡Oh, Dios mío...!

. Siento mucho tener que molestarle...

. Me pregunto si usted podría...

. Lo siento; lo siento mucho...

. Pero... pero...

 

Lenguaje corporal

. No mira nunca a los ojos.

. Mantiene los puños cerrados o retuerce las manos.

. Se encorva.

. Se lamenta o habla muy bajo.

. Se echa hacia atrás cuando le hablan.

 

LA PERSONA ASERTIVA


CONVIÉRTASE

EN MENTOR EMOCIONAL DE SÍ MISMO/A Y DE OTRAS PERSONAS

 

INSTRUCTORADO ONLINE DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL

Un Aprendizaje Para Toda la Vida

 

PROGRAMA PARCIALMENTE SUBSIDIADO POR

Programas Subsidiados

de Formación y
Entrenamiento



O r g a n i z a t i o n
D e v e l o p m e n t
I n t e r n a t i o n a l


Talleres y Seminarios 
de Inteligencia
Emocional y
Cambio Organizacional

Para Toda Hispanoamérica



Instructor
Abel Cortese


EMPRESAS,
UNIVERSIDADES,
ESCUELAS, CLÍNICAS,
HOSPITALES Y ONGs

CURSO
PRÁCTICO
ON LINE

DE
INTELIGENCIA
EMOCIONAL:

3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
EN 
LATINOAMÉRICA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos