Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública 
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Links en inglés
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 Poesías
 Perlas
 Presentaciones

Rarezas de la Historia Argentina
 
Los hechos más insólitos
de un país "condenado al éxito"



CÓMO TRATAR CON 
PERSONAS DIFÍCILES

Guía Práctica Basada en las Investigaciones de Ursula Marka

Volver al Indice de este Curso

JANET

Algunas personas están tan absortas en lo que hacen que ni siquiera se dan cuenta de los sentimientos u opiniones de los demás. No tienen por qué ser negativas deliberadamente, pero pueden irritar mucho a los demás.

Un ejemplo típico es el de la persona que siempre tiene el volumen de la televisión demasiado alto y que es demasiado inconsciente como para darse cuenta de que está molestando. Si le pide que baje el volumen, probablemente lo hará enseguida, pero la siguiente vez que encienda la televisión se olvidará de nuevo y hará lo mismo.

Janet es de este tipo de personas. Le encanta hablar y cotillear, es de esas personas que hablan rápido sin variar mucho su tono de voz. Sigue hablando aún cuando la persona que escucha está haciendo todo lo posible por dar término a la conversación.

A lo mejor estás intentado escribir una carta, leer un libro o tan sólo ponerte la chaqueta y Janet no deja de hablar. Esto no sólo es exasperante, sino que es inútil, porque los demás se impacientan de tal manera que acaban «desconectando», y lo que ella quiere transmitir no llega al receptor.

En la oficina, Janet es aún más desesperante. Se dirige a sus compañeros y, sin detenerse a considerar si están ocupados o no, les suelta su último monólogo hasta que, tal como dice uno de sus compañeros, «te dan ganas de gritar o de estrangularla».

Puesto que este tipo de personas no actúan con mala intención, sino que simplemente están tan preocupadas por lo que quieren en cada momento que no se percatan de los sentimientos de quienes están a su alrededor, los demás no se atreven a ser groseros o desagradables con ellas. Todos en la oficina hablaban de Janet y se preguntaban qué podían hacer al respecto, pero nadie hacía nada, hasta que al final Tony decidió intentar algo.

Lo primero que hizo fue invitarla a tomar un café en su despacho, diciéndole que tenía que hablarle de un tema importante.

 

Con esto pretendía dos cosas:

1) despertar su curiosidad y

2) asegurarse de que cuan do se encontraran, ella esperaría a que él hablara.

Cuando les sirvieron el café, él empezó por expresar sentimiento de ambivalencia respecto a la situación:

«Me ha resultado muy difícil decidirme a tener esta conversación, Janet, aunque creo que puede ser positiva. Me preocupa un poco cómo vas a reaccionar».

Este inicio cumplió dos funciones: en primer lugar ayudó a aliviar un poco el estrés que sentía Tony por la situación y, en segundo lugar, predisponía a Janet a reaccionar bien ante cualquier cosa que dijera.

Tony le explicó lo difícil que le resultaba a la gen te trabajar mientras ella estaba hablando; aunque les cayera bien como persona, conseguía que se molestaran. También quedó bien con ella al decirle que estaba seguro de que lo único que intentaba era ser amable con los demás, pero que no se daba cuenta de lo que hacía.

Janet se quedó muy sorprendida.

«¿De verdad? -respondió-. Nunca pensé que podía causar esa impresión.»

No obstante, como por más que una persona quiera cambiar nadie puede abandonar sus costumbres de la noche a la mañana, Tony se ofreció a ayudarla. Le propuso que si ella sin darse cuenta volvía a caer en los viejos hábitos, él le haría una señal como recordatorio. Janet aceptó con gusto su oferta y, a pesar de los lapsos esporádicos, hizo todo lo que pudo para no hablar tanto.
 

CÓMO TRATAR A UNA JANET

. Dígale que tiene que decirle algo y concierte una cita.

. Provoque una actitud comprensiva por su par te diciéndole que le preocupa su reacción.

. Dígale claramente por qué saca de quicio a los demás, pero asegúrese de comunicarle que no cree que ella sea consciente de su conducta o de los problemas que ocasiona.

. Ofrézcase a ayudarla hasta que haya superado ese hábito.

ARNOLD


CONVIÉRTASE

EN MENTOR EMOCIONAL DE SÍ MISMO/A Y DE OTRAS PERSONAS

 

INSTRUCTORADO ONLINE DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL

Un Aprendizaje Para Toda la Vida

 

PROGRAMA PARCIALMENTE SUBSIDIADO POR

Programas Subsidiados

de Formación y
Entrenamiento



O r g a n i z a t i o n
D e v e l o p m e n t
I n t e r n a t i o n a l


Talleres y Seminarios 
de Inteligencia
Emocional y
Cambio Organizacional

Para Toda Hispanoamérica



Instructor
Abel Cortese


EMPRESAS,
UNIVERSIDADES,
ESCUELAS, CLÍNICAS,
HOSPITALES Y ONGs

CURSO
PRÁCTICO
ON LINE

DE
INTELIGENCIA
EMOCIONAL:

3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
EN 
LATINOAMÉRICA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos