Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso


CÓMO HACER QUE LA GENTE HAGA COSAS
COMO HACER

MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de 
Robert Conklin

LA MAYORÍA DE LA GENTE QUIERE CAMBIAR
A LOS DEMÁS (2)

Las reacciones son imprevisibles. A veces, el interés puede ser fingido. «Justo lo que me hacía falta», se dice. Pero eso no suele ser frecuente.

Lo más frecuente es que las personas hagan un tembloroso esfuerzo por explicar, justificar y a aferrarse a lo que son. Es natural.

Recuerde que está usted penetrando en las defensas de las personas y que éstas las necesitan, por lo que es lógico que se aferren a ellas.

Si destruye usted una de estas defensas, no quedará nada. La persona se vendrá abajo.

La gente procura protegerse por medio de la lógica, la cólera, los reproches, las explicaciones, un pétreo silencio o bien una temerosa retirada. Tal vez haya alcanzado usted un resultado positivo. Pero lo más probable es que no.

Si utiliza usted este procedimiento con alguien que le aprecia realmente, es posible que la reacción sea más sombría. Si el afecto es sincero, es probable que la persona se muestre más dispuesta a cambiar.

Ello no será indicio de debilidad, sino de un deseo de abandonar cualquier rasgo susceptible de provocar su desagrado.

Primero viene la conversación íntima, disfrazada habitualmente de charla, con el fin de consolidar la sensación de unión. Muy pronto el rostro se oscurece.

Se pueden lastimar sentimientos. Afloran a la superficie lágrimas, palabras y antiguas heridas. Supongamos que gana usted la partida. Es un poco como derrotar a un adversario.

 

En el transcurso de los días sucesivos, el otro se pasará más tiempo sólo y se mantendrá apartado de usted. Será usted tratado con amabilidad, pero también con distancia.

El rostro mostrará una expresión tensa, reflejo de la preocupación interior causada por el hecho de haberse equivocado.

Así se comportan las personas cuando se las convence de la necesidad de que no se gusten tal como son.

¿Es ésta acaso la solución para un problema de relaciones humanas?

Por el hecho de ejercer usted un poder sobre otra persona a causa del amor, de su posición o de cualquier otra razón, ¿puede usted imponer su voluntad a esta persona?

No lo creo. A mí, por lo menos, el sistema no me ha dado resultado. Piense en ello. ¿Le haría sentirse mejor el hecho de que otra persona le impusiera su voluntad?

¿Serían las relaciones entre ustedes dos mas ricas, más hermosas, más profundas e intensas desde un punto de vista significativo?

¿Qué efecto produce tal cosa en la otra persona?

Si llega usted a las mismas conclusiones que yo, no le queda, por desgracia más que una solución para resolver los problemas personales. ¡Cambie usted!

Eso resulta a veces muy difícil. Mejor dicho, no a veces, sino casi siempre. Es algo que se hace realmente cuesta arriba.

La dificultad estriba en el hecho de que usted tiene razón y la otra persona está inexcusablemente equivocada. No lo digo en broma. Hablo en serio.

Piense en la última discusión o diferencia de opinión que tuvo usted con alguien cercano a usted, incluso con sus jefes.

¿Quién tenía razón? Usted, ¿no es cierto? Y, además, podría usted ganar un juicio ante el Tribunal Supremo y otros diez en el ámbito de su propia conciencia en cuyo transcurso quedaría demostrado que la razón estaba de su parte.

En realidad, a lo largo de toda su vida, ¿de cuántas discusiones con otras personas ha sido usted responsable? ¿Acaso las más grandes y las más pequeñas desgracias de su vida no las han provocado los demás?

¿Cuáles han sido sus reacciones cuando otras personas han tratado de corregir sus relaciones o de cambiarle a usted? ¿Ha dicho usted acaso: “Oh, qué idea tan estupenda! Empezaré ahora mismo”...?

En algún que otro caso, es posible. Pero lo más probable es que haya defendido usted lo que era o lo que había hecho.

Cambiará y se sentirá mejor en cuanto cambien los otros. ¿No ha experimentado nunca esta sensación? Sí, desde luego.

Por eso el cambio resulta tan espinoso. Puesto que usted tiene razón, ¿por qué motivo tendría que cambiar?

En realidad, no hay más que una respuesta. Es, en casi todos los casos, el mejor medio de eliminar las dificultades de su vida. Los demás cambian cuando usted cambia. Cuando usted hace algo, la gente reacciona.

Casi todos los problemas interpersonales se deben al intento de la gente de cambiar a los demás. La actitud empieza a manifestarse a muy temprana edad y se va prolongando:

« ¿Por qué no haces...?»
«Tendrías que haber... »
«¿Cómo es posible que...?»
«Si por lo menos... »
«Convendría que... »

Las palabras en sí no tienen nada de malo, lo que ocurre es que, generalmente, acaban siendo una crítica y una humillación.

A las personas no les gusta que las humillen, y entonces se enfadan y reaccionan negativamente.

Ésta es la mejor razón para que cambie usted. Es el punto de partida y la llave mágica en los conflictos con los demás.

POR QUÉ TIENE QUE SER USTED EL QUE CAMBIE

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos