Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso


CÓMO HACER QUE LA GENTE HAGA COSAS
COMO HACER

MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de 
Robert Conklin

JAMÁS CRECEMOS DEL TODO
Me aferraba muchísimo a cualquier manifestación de amor o de aprecio.

Como, por ejemplo, el comentario de Jenny Murphy, mi profesora de lengua y literatura inglesa de octavo grado, la cual me dijo que tenía facultades para escribir.

Eres un poco como Abraham Lincoln — me dijo —, dices muchas cosas en pocas palabras.

Momentos después me reveló que sabía que yo era uno de los chicos que habían destrozado su retrete la víspera de Todos los Santos.


¡Qué persona tan extraordinaria! Fue el único profesor a lo largo de mis dieciséis años de escuela que me dijo algo agradable acerca de mis dotes estudiantiles.

No es de extrañar que a veces tuviera cierto complejo de ser un poco torpe y estúpido, alguien completamente del montón desde el punto de vista intelectual.

Supongo que la bellota nunca deja de necesitar la tierra, la humedad y el aire, incluso tras haberse convertido en un árbol grande.

Y aquí estoy yo, convertido en adulto y dándome cuenta de que mis necesidades han cambiado muy poco desde aquellos lejanos días.

 

Aspiro todavía al reconocimiento de mis méritos y a la aceptación por parte de los demás.

Las alabanzas me siguen produciendo euforia y las críticas y los repudios siguen provocando mi desmoronamiento.

A veces me sigo sintiendo solitario… no cuando estoy solo o en compañía de alguien a quien conozco bien, sino cuando me encuentro rodeado de desconocidos.

En medio de la muchedumbre, en un centro comercial, por ejemplo, me siento incómodo y lejos de los demás. Parece que la gente me mira, no como un ser humano, sino como una cosa.

Quiero contemplar un rostro amigo, ver, unos ojos que me digan «hola» y no ya «no te me acerques». Tal vez por eso me resulta tan agradable la cordial acogida y la sonrisa de la persona que me atiende en un establecimiento, por un instante, ello alivia mi sensación de soledad.

Existen algunos breves espacios en los que anhelo intensamente ser amado. No me refiero al amor físico, aunque éste sea importante. Me refiero a la comunicación del amor emocional.

Estos períodos de anhelo suelen producirse tras haberme pasado largo tiempo manteniendo estrechas relaciones con otras personas.

Es casi como si buscara un descanso, una pausa para tomar café, un momento de capitulación en el proceso de vivir. Quiero saber que todos mis esfuerzos y mis intentos de ser amado han sido fructíferos.

Tengo que acudir a alguien que se preocupe por mí y limitarme a permanecer en presencia de aquella persona, silenciosamente y sin esfuerzo, llenándome de la sensación de ser amado.

He averiguado de este modo que casi todas las cosas que quiero de la vida las tengo que recibir de otras personas.

La vida sería mucho más sencilla si se pudiera decir que no necesito a los demás, que puedo existir sólo con mi Dios, con mi trabajo, corriendo por la mañana, remando con mi barca por entre los nenúfares de la ensenada, contemplando las cumbres de las montañas o simplemente estando solo.

Me gustan todas estas cosas pacífica y profundamente, pero mi vida estaría vacía si no tuviera más que eso. Quiero hablarle a alguien de mis experiencias. Tengo que repartirme con los demás.

Aún tengo muchas cosas que hacer en mi vida. Ello exige la ayuda de los demás, necesito que la gente repare en mí, me anime, me acepte, me elogie y se preocupe por mí.

Tú podrías decirme tal vez: «Pero todo eso ya lo tienes. ¿Acaso no lo sabes?»

Y yo te contestaría: «Sí, lo sé, desde luego. Llevas a mi lado mucho tiempo y sé por ello que eres mi amiga. Te casaste conmigo, trabajas conmigo, me llenas el depósito de gasolina del automóvil o juegas al golf conmigo. Por consiguiente, sé que tienes que ser mi amiga.»

Sin embargo, no lo sé emocionalmente, a menos que tú me lo comuniques y yo lo perciba. Si me amas, tócame. Si te gusta estar conmigo, sonríeme. Si me echas de menos, escríbeme.

Entonces mis sentimientos y mi mente sabrán de nuestro amor y de nuestra amistad. Tú me ayudarás. Porque la energía de mi vida es mi emoción.

Esta es la sustancia que me estimula a alcanzar a todos a crecer, a trabajar, a progresar a ser más de lo que era ayer.

«Y cuando tú haces eso por mí, soy un poco como un cachorrito. Acaríciame, demuéstrame afecto y menearé la cola, brincaré, te seguiré por todas partes y haré las cosas que tú me pidas que haga. Pero tus caricias y tu afecto tienen que ser reales, porque, al igual que el cachorrito, puedo adivinarlo. Si tu atención es un truco para poder manejarme, me daré cuenta y te opondré resistencia.»

¿SOMOS PARECIDOS?

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos