Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

APRENDER A MANEJAR 
LOS CELOS
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Ayala Malach Pines

xdw

Los enfoques diferentes que los hombres y las mujeres tienen en las relaciones

Lo que al grupo le quedó claro fue que el problema tenía menos que ver con los celos de Carol —o de cualquier otra mujer—, que con la diferencia básica en la forma en que los hombres y las mujeres ven las relaciones íntimas. El psicólogo Bernie Zilbergeld describe uno de los aspectos de esta diferencia: “Con independencia de qué otra cosa esté haciendo ella, con independencia de cuán exitosa sea en su carrera, lo habitual es que sea la mujer quien toma más seriamente la relación y quien advierte cómo está funcionando. Ella es la que quiere esclarecer en qué estado está y hacia dónde se dirige. Ella es quien advierte los problemas y los plantea”.’ Análogamente, la psiquiatra Jean Baker Miller apunta que para las mujeres el sentido de sí mismas y de su propia dignidad está fundado en su capacidad para crear y mantener relaciones.

 

No todos los hombres responden como Ron, y no todas las mujeres responden como Carol. A veces es el hombre el que quiere una relación comprometida mientras la mujer quiere libertad para ver a otros hombres. En ese caso, es el hombre el que es rotulado como “celoso”. Pero en general la diferencia entre hombres y mujeres tiende a manifestarse de una forma similar a la que adoptó en el grupo al que me referí aquí. Se relaciona con una diferencia en la forma en que los hombres y las mujeres consideran el sexo y la intimidad. Los análisis realizados en distintos estudios que han investigado las diferencias entre los hombres y las mujeres indican que la diferencia en el significado que se le asigna al sexo podría ser la más marcada de todas las diferencias de género. A continuación intentaré presentar un resumen de sus conclusiones. Por lo general, en la relación de las mujeres con el sexo predominan el afecto, la cercanía, lo íntimo. Los hombres, por su parte, relacionan el sexo con logros personales, con la aventura, el control o la pura liberación física.

Ella dice: “Después de todo un día en que casi no nos hemos dicho una palabra, ¿cómo puedes esperar que tenga ganas de hacer el amor?”. Él dice: “Hacer el amor es un modo de acercarnos. Después de que aflojemos la tensión haciendo el amor y nos sintamos más cerca, podemos hablar”. Para las mujeres, señala la socióloga Lillian Rubin, el sexo satisfactorio casi siempre se da en el contexto de una relación carga da de afectividad. A los hombres les resulta más fácil separar sexo de afectividad. Para ella, el contacto afectivo por lo general debe preceder al encuentro sexual. Para él, la cercanía afectiva puede nacer del contacto sexual. Cuando ella habla de contacto suele referirse a la intimidad que nace de la expresión verbal, de los sentimientos y pensamientos compartidos. Para él, el contacto físico es la esencia de la intimidad.

Es importante conocer estas diferencias porque, como vimos en el caso de Ron y Carol, afectan la forma en que nos manejamos con los celos.

En mi trabajo clínico he descubierto una y otra vez el valor de decir a las parejas que su problema de celos es compartido por la gran mayoría de los hombres y las mujeres. Como sucedió con Ron y Carol, cuando las parejas descubren que otros también experimentan ese problema, dejan de buscar defectos a su compañero. Cuando se torna evidente que como la gran mayoría de los hombres y las mujeres ellos tienen diferentes formas de disfrutar la intimidad, gran parte de la energía que se empleaba en culpar al otro y protegerse a uno mismo de los ataques queda liberada y puede usarse para hacer frente al problema en mejores condiciones.

Otra importante interacción que se dio entre Carol y Ron durante e! taller ilustró uno de los principales puntos que mencioné anteriormente: la conexión entre lo que primero nos atrajo de nuestro compañero y la causa primor dial de nuestra posterior tensión o la aparición de los celos en el seno de la relación.

“¿Qué fue lo que te atrajo de Carol cuando se conocieron?”, pregunté a Ron.

“Bueno, obviamente es una mujer muy hermosa, muy sexy”, respondió Ron. “También es cálida e inteligente. Pero lo más importante para mí fue que era una mujer fuerte e independiente que pensaba por sí misma. No me gustan las mujeres débiles y dependientes.”

“¿Y qué fue lo que te atrajo a ti de Ron cuando lo conociste?”, pregunté a Carol.

“Primero, me atrajo su aspecto. Me encantan los hombres delgados, altos y de cabello cano; Ron es flaco, muy alto y tiene un hermosísimo cabello cano. Pero me sentí aún más atraída por su calidez y su ternura que por su aspecto. El realmente sabe cómo hacer que una mujer se sienta especial, más que ninguno de los otros hombres que he conocido en mi vida.”

“De modo que te sentiste atraída por él porque es bien parecido y sabe cómo relacionarse con una mujer, y ahora te sientes afligida porque resulta atractivo a otras mujeres y sabe cómo relacionarse con ellas”, repliqué. “Un poco injusto, ¿no? Y tú, Ron, te sentiste atraído por Carol porque es fuerte e independiente y piensa por sí misma, pero ahora estás disgustado porque quiere que la relación sea como ella cree que debería ser una buena relación. Las mujeres fuertes y que piensan por sí mismas tienden a tener ideas propias también acerca de las relaciones.”

La primera vez que señalé que tendemos a sentirnos más afligidos por un aspecto del carácter o la conducta de nuestro compañero que en un primer momento nos resultó lo más atractivo, relacioné ese proceso con la noción de nuestra imagen sentimental. La persona por la que nos sentimos atraídos —la persona de la que nos enamoramos y con la que decidimos comprometernos— se ajusta de una manera significativa a nuestra imagen sentimental internalizada.

Esa imagen sentimental está influida principalmente por nuestros padres, que son nuestros primeros modelos de amor. En menor medida, la definición que nuestra cultura nos proporciona acerca de cómo son un hombre o una mujer atractivos también influye en dicha imagen. Según el enfoque socio-biológico, que en esta sección analizaré con cierto detalle, esta definición de la atracción está relacionada con nuestra historia evolutiva, en la que los hombres y mujeres que hemos considerado atractivos fueron aquellos que tuvieron la mejor oportunidad de criar a su descendencia y ofrecerle lo que necesitaba y, así, tuvieron la mejor posibilidad de transmitir sus genes a las generaciones futuras. En otras palabras, los estereotipos culturales en torno de la atracción que influyen sobre todos nosotros se basan en las capacidades de reproducción. Ejemplos de ello serían un busto gran de en las mujeres, y el cuerpo alto y musculoso en los hombres. (Por cierto, Papel describió a Carol, que tiene busto grande, como “una mujer muy sexy”; Carol, como muchas otras mujeres, dijo que le gustaban los hombres altos.) ¿Por qué un busto grande es atractivo en una mujer? Porque, dicen los sociobiólogos, sugiere que la mujer tiene los atributos necesarios para alimentar a un bebé. ¿Por qué la altura y el cuerpo musculoso son atractivos en un hombre? Porque, dicen los sociobiólogos, sugieren que el hombre tiene los atributos necesarios para ser protector y un buen sostén económico.

¿Cuál es el sexo más celoso?

Volver al Index de este curso

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos