Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

APRENDER A MANEJAR 
LOS CELOS
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Ayala Malach Pines

V324

Las situaciones que desencadenan los celos

Es probable que no le resulte sorprendente descubrir que la intensidad de la experiencia con los celos está relacionada con las circunstancias en que éstos despiertan. A las personas que participaron en mi investigación se les plantea ron las siguientes situaciones. Eran todas situaciones reales que les habían ocurrido a personas reales. ¿Cuántos celos experimentaría usted si...

. durante una fiesta, su compañero se dedica a flirtear y pasa buena parte del tiempo bailando íntima mente y comportándose provocativamente con alguna otra persona?

. su compañero dedica mucho tiempo, durante una fiesta, a bailar con otra persona?

. su compañero se pasa un largo tiempo durante una fiesta conversando con otra persona?

. están en una fiesta y su compañero desaparece por un lapso prolongado?

. están en una fiesta y después de un rato usted se da cuenta de que no sabe dónde está su compañero?

. atiende el teléfono de su casa y el que llama dice: "perdón, número equivocado", o simplemente cuelga?

. llama por teléfono a su compañero y la línea está ocupada?

Si usted es como las otras personas que respondieron, debería sentir más celos en la primera situación, cuan do su compañero se comporta más provocativamente. No debería sentir celos en las tres últimas situaciones: cuan do el teléfono está ocupado, cuando alguien corta la comunicación al atender usted o cuando no sabe dónde esta su compañero durante una fiesta. Si estas últimas situaciones le provocan celos, usted es una persona "anormal mente" celosa. Ésta puede ser una condición temporaria provocada por el descubrimiento reciente de un amorío o también una condición más permanente. Si la primera situación no le provoca celos usted es una persona "anormalmente" no celosa.

La mayoría de las personas que respondieron esta pregunta se sintieron celosas incluso en situaciones me nos extremas que aquella en que su compañero bailaba íntimamente con otra persona; para muchos, ese comporta miento es una razón suficiente para abandonar la relación y no simplemente la fiesta. Ver que el compañero de uno pasa mucho tiempo durante una fiesta bailando con otra persona ("sólo porque él, o ella, baila tan maravillosamente, y por ninguna otra razón") es suficiente para poner celosas a la mayoría de las personas. Lo mismo vale para el caso en que uno ve que su compañero pasa mucho tiempo durante una fiesta conversando con otra persona ("sólo porque él, o ella, trabaja en la misma empresa y resulta políticamente conveniente"). Si usted se encuentra en una situación así, y su compañero "no puede entender" por qué usted está haciendo semejante escándalo por un baile o una conversación "inocentes", puede consolarse (y explicárselo a su compañero) con la certeza de que la mayoría de las personas habrían reaccionado del mismo modo. Dicho de otro modo, usted no es una persona "anormalmente" celosa.

 

Analicemos algunos otros de los desencadenantes más comunes de los celos.

¿Sentiría (o siente) usted celos cuando su compañero...

. tiene un (o una) amante?

. tiene un amigo (o amiga) íntimo que es soltero (o soltera) y está disponible?

. tiene un amigo (o amiga) íntimo?

. se relaciona con personas solteras y disponibles?

. expresa su aprecio e interés por una persona a la que ha conocido casualmente?

. expresa su admiración por un desconocido atractivo que ve pasar?

. expresa su admiración por una estrella del cine o la televisión?

Cuando es más probable que la gran mayoría de las personas se pongan celosas es cuando su compañero tiene un amorío. Se trata de una buena razón: las investigaciones dan a entender que la mayoría de los matrimonios en los que hay un amorío terminan en divorcio. Un amorío es una amenaza importante para una relación íntima, y los celos que desencadena reflejan eso. La admiración por una estrella del cine, en cambio, no provoca celos a la mayoría de las personas. Si usted siente celos aun en esa situación, es una persona "anormalmente" celosa. Si usted no siente celos ni siquiera cuando su compañero tiene un (o una) amante, o ya no valora la relación o bien es una persona "anormalmente" no celosa.

Sin duda, la situación que es más probable que provoque celos es aquella en la que el compañero tiene un (o una) amante. Pero resulta que aun en este caso hay diversas variantes. ¿De qué magnitud serían los celos que usted experimentaría si...

. su compañero le anuncia que él, o ella, se ha enamorado de otra persona y está considerando la posibilidad de abandonarle?

. su compañero tiene un amorío importante y prolongado?

. su compañero tiene un amorío, pero le asegura que es resultado de su necesidad de variación y no afecta de ninguna manera su relación?

. su compañero está abierto a experiencias sexuales ocasionales y las tiene con frecuencia?

. descubre que hace poco su compañero tuvo una relación ocasional "de una noche"?

. descubre que su compañero tuvo un amorío hace muchos años, cuando ustedes dos ya eran una pareja?

. descubre que su compañero tuvo un amorío hace muchos años, antes de que ustedes dos fueran una pareja?

. descubre que su compañero tuvo un amorío hace muchos años, cuando ustedes dos ya eran una pareja, con una persona que ahora está muerta?

. descubre que su compañero tuvo un amorío hace muchos años, antes de que ustedes dos fueran una pareja, con una persona que ahora está muerta?

Todas las personas que respondieron a estas preguntas dijeron que los celos más intensos correspondían a la situación en la que su compañero les anuncia que él (o ella) se ha enamorado de otra persona y piensa abandonarla. Esta es la pesadilla que desencadena los celos más intensos, aun en aquellas situaciones en que este tipo de amenaza no se plan tea. La razón es obvia: esta situación representa la peor amenaza posible a una relación de amor considerada valiosa: su final no querido, no esperado y doloroso.

En uno de mis talleres, una mujer contó lo que había ocurrido cuando se encontró en esta precisa situación.

"Mi esposo llegó a casa una noche con aspecto muy sombrío. Cuando le pregunté cuál era el problema, dijo que se había enamorado de otra mujer, que había estado teniendo un amorío con ella durante cierto tiempo, y que finalmente había decidido dejarme e irse a vivir con ella. Yo me enfurecí. Le salté encima y empecé a pegarle en la cara con las manos. Él es mucho más gran de y fuerte que yo, pero no hubo caso, no pudo detenerme. No paré hasta que me di cuenta de que su cara estaba llena de sangre."

Años después del incidente todavía no lo había superado. Cuando lo contó en el taller temblaba y sollozaba, y todavía no lograba comprender cómo ella, una persona sensata, serena y no violenta podía haber hecho lo que hizo. Sin embargo, los profesionales saben que en la situación que vivió esta mujer es en la que más altas son las probabilidades de que se produzca una reacción violenta. La persona que es abandonada por otra siente que la empujan contra la pared y que no dispone de ningún recurso para impedir la inminente catástrofe. La violencia es una respuesta a la frustración, al dolor, la rabia y la desesperación. (Volveremos sobre este punto más adelante, durante el análisis de la relación entre los celos sentimentales y la violencia.)

A la mayoría de las personas interrogadas el solo hecho de contemplar la posibilidad de que su compañero las abandonara les resultaba intolerable. Otras situaciones relacionadas con algún amorío en curso -incluso una aventura ocasional de una noche- también provocaban muchos celos. En cambio, un amorío que tuvo lugar muchos años atrás, especialmente si ocurrió antes de que fueran una pareja, despertaba pocos celos o no los provocaba en absoluto.

¿La razón? Este tipo de amorío ya no plantea una amenaza a la relación. En las raras ocasiones en que ello ocurre -como en el caso de la esposa que no para de contarle a su nuevo marido cuán maravilloso era su difunto esposo-, lo más probable es que desencadene celos. Esto es así a pesar de que la "otra persona" ya no significa una amenaza "real" para la relación.

Una relación pasada puede provocar una amenaza "percibida" aun en el caso de que no haya una provocación tan obvia. Una mujer describió los celos que sintió cuando vio por primera vez a la ex esposa de su marido:

"Estábamos en el estadio, sentados, esperan do que empezara el partido de fútbol, cuando mi marido dijo, "Ahí está Meg", y señaló a una mujer que estaba sentada del otro lado del pasillo. Sentí que la sangre se me iba a la cabeza y pensé que me desmayaba. El hecho de que el divorcio hubiese sido terrible y que hubiese ocurrido antes de estar juntos nosotros no significaba nada para mí en ese momento. Lo único que podía pensar es que habían sido novios en la secundaria, algo que nosotros nunca pudimos ser, y que él había estado locamente enamorado de ella en aquellos días de su juventud."

                               

Aun un amorío que tuvo lugar muchos años atrás con una persona que ahora está muerta puede provocar celos en su momento a pesar del hecho obvio de que esa persona no puede significar una amenaza real, porque la persona muerta plantea una amenaza a la calidad de la relación.

Un ejemplo muy ilustrativo de una situación de ese tipo es el que se describe en el cuento corto de James Joyce, El muerto. Después de una espléndida cena familiar de Noche buena, Gabriel siente deseos de hacer el amor con su esposa Gretta. Pero ella está ensimismada en algo; una canción que alguien cantó en la reunión le recordó a un joven que cono ció en su adolescencia. Gabriel, que quiere hacerla salir de ese estado de ánimo poco propicio para hacer el amor, siente una punzada de celos:

"Al hacerle la pregunta trató de mantener el tono frío pero cuando habló le salió una voz tímida e indiferente.

"-Supongo que estabas enamorada de este Michael Fury, Gretta -dijo.

"-Lo pasaba muy bien con él en ese entonces -replicó ella.

"Lo dijo con una voz opaca y triste. Gabriel, que ahora sentía cuán vano sería tratar de llevar la a hacer lo que él quería, le acarició una mano y dijo también con tristeza:

"-¿Y de qué murió tan joven, Gretta? ¿Tuberculosis?

"-Creo que murió por mí -respondió ella. "Un vago terror se apoderó de Gabriel al es cucharla, como si en ese momento en que se había esperanzado con salir airoso de la situación, un ser impalpable y vengativo se alzara ante él, reuniendo fuerzas para atacarlo desde su vago mundo. Sin embargo, logró liberarse de él gracias a un esfuerzo de la razón y siguió acariciándole la mano.

La razón le dice a Gabriel que no hay nada que temer. Sin embargo, sabe perfectamente bien que Fury, el muerto, lo ha derrotado en la batalla por el amor de Gretta.

Así como una relación del pasado todavía puede plantear una amenaza, sitas circunstancias en las que se descubre un amorío resultan ser penosas pueden entrañar una amenaza adicional no sólo para la relación en sí misma sino también para la imagen que los otros tienen de la pareja.

¿De qué magnitud serían los celos que usted experimentaría en cada una de las siguientes situaciones? ¿No se sentiría celoso en absoluto? ¿Sentiría celos moderados? ¿Se sentiría sumamente celoso? Una vez más, todas éstas son situaciones que realmente ocurrieron.

Usted descubre que su compañero tiene un amorío y...

. Su compañero actúa con suma indiscreción, estalla un escándalo en medio de una gran fiesta, usted se encuentra colocado en el papel del amante traicionado y se espera que reaccione.

. Su compañero actúa con suma indiscreción, estalla un escándalo, usted se encuentra colocado en el papel del amante traicionado y se entera de todo estando solo.

. Todo el mundo menos usted lo sabe desde hace 
              tiempo
pero nadie ha dicho nada.

. Todo el mundo lo sabe.

. Sólo usted y unos pocos y fieles amigos íntimos lo       
             
saben.

. Su compañero actúa con mucha discreción, los úni cos que lo saben son los tres implicados, y ellos dos saben que usted lo sabe.

. Su compañero actúa con mucha discreción, nadie más lo sabe, y su compañero no sabe que usted sabe.

De acuerdo con las respuestas de los interrogados, el peor desencadenante de los celos no es la situación en la que estalla un escándalo en medio de una gran fiesta. Una mujer que se encontró en esta situación describe así la experiencia:

"Yo quería irme de la fiesta, y como no podía encontrar a mi marido, decidí irme sola. Fui a buscar mi abrigo con otros invitados que también se disponían a partir. Abrí la puerta del dormitorio donde habíamos dejado los abrigos con los otros invitados pisándome los talones. Allí, encima de la pila de abrigos, estaba mi marido follando con la puerca con la que había estado flirteando toda la noche... Sentí que la sangre me subía a la cabeza y me empezaron a temblar las rodillas. Pero sabía que todo el mundo me estaba mirando y esperando mi reacción. Así que me limité a decir: 'Adiós, querido. Me voy a casa', y me fui."

La serenidad con la que reaccionó le dio a esta mujer la posibilidad de mantener la situación bajo control. Ésta y otras experiencias similares indican que, en general, las personas prefieren minimizar sus reacciones de celos en público. La expresión valiente que adoptan les ayuda a controlar sus reacciones, en cierta medida al menos, y manejar mejor sus celos.

Cuando usted descubre que su compañero tuvo duran te años un amorío del que todo el mundo estaba enterado menos usted, no tiene la presencia de ánimo que una actuación pública como la mencionada puede procurarle. Un hombre que pasó por esta experiencia devastadora la describe así:

"Estuvimos casados treinta y siete años y yo estaba seguro de que el nuestro era un matrimonio maravilloso. Un día volví a casa temprano y descubrí a mi esposa en el dormitorio con un hombre a quien yo consideraba uno de mis mejores amigos. Para mí fue devastador. Luego descubrí con horror que esto había estado sucediendo desde hacía varios años y que todos nuestros amigos y conocidos lo sabían pero nadie había dicho nada. Me sentí traicionado y humillado. Me los imaginaba hablando a mis espaldas, riéndose de mí..."

El hombre sentía que hubiera sido más fácil soportar la situación si sólo hubieran estado enterada de ella las tres personas implicadas.

Uno podría argüir que un amorío que ha durado años no plantea una gran amenaza a un matrimonio, especialmente si todos, entre ellos el compañero infiel, han tratado de protegerlo manteniendo esa relación en secreto. Aunque el descubrimiento de la "puerca encima de los abrigos" puede ser más molesto en ese momento preciso, un amorío secreto que se ha prolongado en el tiempo representa una amenaza mucho más grave. De todos modos, ambos incidentes soca van los cimientos de la confianza en el matrimonio.

¿Por qué nuestra reacción a situaciones "públicas" de esa naturaleza es tan extrema? La razón es que estas situaciones amenazan la imagen pública de nuestra relación. Hemos sido socializados para creer que la gente se enamora de su "alma gemela" y vive con ella, y sólo con ella, "y son felices para siempre". Parte del dolor relacionado con el des cubrimiento de que nuestro compañero está teniendo un amo río proviene de la toma de conciencia de que ya no podernos aplicarnos esa imagen idealizada a nosotros mismos. Cuando hay otra gente que está enterada del amorío, la imagen que los demás tienen de nuestra relación queda destruida. El hecho de que los demás lo sepan nos priva de la opción de simular ante el mundo que "todo marcha bien".

Gente que provoca celos

Volver al Index de este curso

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos