Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

APRENDER A MANEJAR 
LOS CELOS
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Ayala Malach Pines

C66

¿Existe la «personalidad celosa"?

Las personas que han tenido varias relaciones íntimas que han terminado a causa de sus celos suelen comentar que han sido celosas desde pequeñas. Esto ha hecho que algunos psicólogos de la personalidad sostengan que existe algo así como una "personalidad celosa". Las diferencias observables entre las personas en cuanto a su propensión a reaccionar con celos, aseguran, no sólo son válidas y confiables desde el punto de vista de su prolongación en el tiempo: se verifican también en las familias.

Mi experiencia personal me lleva a creer que poner a ciertos individuos el marbete de "personalidades celosas" no les hace ningún bien, e incluso puede ser perjudicial. Más útil resulta considerar que las personas tienen diferentes predisposiciones a los celos. Como vimos al principio, los celos se originan en los primeros años de vida. Y vuelven a desencadenarse cada vez que se percibe la amenaza de la pérdida de una relación amorosa valorada. Es común que las personas a quienes los psicólogos de la personalidad rotulan como "personalidades celosas" hayan pasado por una experiencia más traumática asociada con la infidelidad, los celos o la pérdida de amor en su infancia, y, en consecuencia, están más predispuestas a reaccionar poniéndose celosas en etapas posteriores de sus vidas.

¿Cuán celoso era usted en sus primeros años de vida?

. ¿Durante la infancia?

. ¿Durante la adolescencia?

. ¿Durante la juventud?

. ¿Durante la edad adulta?

 

De las personas que yo investigué, la mayoría afirma ron haber sido más celosas en la adolescencia. Es posible que durante este período tormentoso, todas las experiencias, en tre ellas los celos, sean más intensas. También es posible que los adolescentes sean más propensos a sentir el temor de perder a su amado porque en esa etapa de la vida las relaciones se caracterizan por una falta de compromiso mutuo.

Los interrogados acusaron niveles decrecientes de ce los después de la adolescencia (menos durante la juventud que durante la adolescencia, y menos durante la edad adulta que durante la juventud). Hay varias formas de interpretar estos datos. Es posible que a lo largo del tiempo las personas desarrollen mejores estrategias para hacer frente a los celos. Es posible que, con la experiencia, eviten relaciones en las que resulta probable que los celos se desencadenen a menudo. Es posible que con la edad la mayoría de las personas adquieran más seguridad en ellas mismas y estén así menos propensas a sentirse amenazadas por ciertos desencadenantes de los celos. Es posible que con el paso del tiempo la mayoría de las parejas desarrollen un cierto grado de seguridad en su relación y estén entonces menos propensas a ver los incidentes desencadenantes de celos como amenazas importantes. Y es posible que la creciente apertura que se observa en la sociedad en general y en la institución del matrimonio en particular haya causado una decadencia generalizada de los celos.

El hecho de que las personas que eran más celosas que otras en la infancia también tiendan a ser más celosas que otras en etapas posteriores de la vida sustenta la noción de que las personas tienen predisposiciones estables a los celos. Ese género de predisposición es influida por la constelación familiar. Los psicólogos del desarrollo sitúan las raíces de los celos de los adultos en la rivalidad entre hermanos. El patrón psicológico de reacción a los factores desencadenantes de los celos en épocas posteriores de la vida, sostienen, está determinado por las primeras experiencias de celos del niño cuando su deseo de disponer con exclusividad de la madre es amenazado por un hermano.

De acuerdo a mis investigaciones, cuanto más herma nos varones mayores tenía una persona, mayor era su pro pensión a ser celosa. Cuantos más hermanos menores tenía, menor era su propensión a ser celosa. El número de hermanas no estaba relacionado con los celos. Esto sugiere que la presencia de un hermano no es en y por sí misma un factor desencadenante de los celos. El factor desencadenante tiene que ser un hermano que esté en una posición ventajosa (un hermano varón mayor tiene ventajas tanto desde el punto de vista de la edad como del sexo en nuestra sociedad patriarcal). Los celos en la edad adulta están influidos por la envidia que uno siente en la infancia por las ventajas de que goza el hermano y por el triángulo de celos que se establece en ese período con ese hermano y la madre.

Si realmente tenemos una predisposición a los celos, podemos esperar que en algún momento la gente que nos rodea lo advierta. Y así ocurre. ¿La mayoría de los que le conocen bien le consideran una persona celosa? Cuanto más celoso sea (o considere que es), más alta será la probabilidad de que la gente que le conoce bien le considere una persona celosa. El tormento de los celos es difícil de ocultar.

Si es difícil ocultarles nuestros celos a aquellos que nos conocen, mucho más difícil es ocultárselos a nuestros compañeros íntimos. Ellos no sólo son los que probablemente más provocarán nuestros celos sino también sus testigos privilegiados. La gente tiene menos propensión a mostrar una conducta celosa en público o en relaciones ocasionales que a hacerlo en las relaciones íntimas. Una razón obvia es que es más probable que los celos aparezcan en una relación íntima que en una relación ocasional menos valorada. Otra razón es que por lo general la conducta celosa suele ser considerada socialmente inaceptable en nuestra cultura.

¿Las personas con quienes usted ha tenido una relación de intimidad le consideran celoso? Cuanto más celo so se sienta usted mayor será la probabilidad de que su compañero lo considere celoso (mucho más aún que las otras personas que le conocen bien). La razón parece bastante simple: usted es celoso, y su compañero, no puede evitar advertirlo y "decirlo tal cual es". ¿Correcto? No necesariamente. También es posible que cuanto más lo considere celoso su compañero más propenso esté usted a considerarse celoso. Su compañero puede decirle que usted es celoso por muchas razones, de las cuales sólo una es que usted es verdaderamente celoso. Otra razón, como vimos, es que él, o ella, tenga fantasías en las que se ve involucra do sexualmente con otras personas, o tenga amoríos rea les, y le haga pensar a usted que es excesivamente celoso para disculpar su propia conducta.

Cuando pregunté a mis entrevistados qué era, según pensaban ellos, lo que provocaba los celos, una de las respuestas más comunes fue "la inseguridad personal". Algunas personas, y también algunos investigadores, creen que los celos son una parte de la personalidad de una persona, y que aquellos que son inseguros en general también son inseguros en sus relaciones íntimas, y que esa inseguridad se manifiesta como celos)

Suena bastante sencillo, ¿no es así? Sin embargo, la explicación que ocupó el segundo lugar fue: "Los celos son el resultado del temor a resultar desprestigiado". Tercera en la escala fue: "Los celos son el resultado de la debilidad de la relación". La cuarta fue: "Los celos son el resultado de sentirse excluido y dejado de lado".

El temor a resultar desprestigiado, el sentimiento de exclusión y los problemas de la relación no son partes estables de la personalidad de una persona. Se relacionan más bien con la dinámica de una situación o relación específicas.

Esto nos retrotrae a la noción (presentada anteriormente) según la cual los celos siempre son resultado de una interacción entre una cierta predisposición y un cierto acontecimiento desencadenante. La predisposición a los celos está relacionada con otras características de la personalidad tales como, por caso, la inseguridad. Si la predisposición habrá de manifestarse o no, depende de la relación misma: de los problemas que se presenten en las relaciones que se entablan con otras personas así como de la confianza y el nivel de seguridad que los compañeros tengan en cada relación.

En definitiva, que la predisposición a los celos se manifieste o no depende también en parte del estado mental en que usted se encuentre en ese momento y que puede no tener nada que ver con los celos. ¿Cómo describiría usted su estado mental? Cuanto mejor sea su estado mental menores serán las probabilidades de que sufra los tormentos de los celos. Pero, por supuesto, si usted está inmerso en una crisis de celos, eso no tendrá el mejor de los efectos sobre su estado mental.

¿Cómo describiría usted su estado físico? Un pobre estado físico, en menor medida que el estado mental, también se asocia con una tendencia más pronunciada a experimentar celos. Cuanto mejor sea su estado físico en general, menores serán las probabilidades de que los celos lo dominen.

A diferencia de los datos que se refieren a los primeros antecedentes de los celos en nuestra infancia, con respecto a los cuales poco es lo que podemos hacer, sí es posible en cambio traducir los datos acerca de la correlación entre nuestros estados mental y físico y los celos a recomendaciones específicas.

En razón de que más adelante hay una sección dedicada a diversas técnicas para hacer frente a los celos, en este momento recuerde simplemente que si usted se siente atormentado con frecuencia por los celos, una forma de prepararse para enfrentar el problema es mejorar su salud mental y física en general. Puede mejorar su salud mental acudiendo a una terapia, aprendiendo técnicas de relajación, o haciendo cosas que lo hagan sentir bien. Cuando usted se siente mejor psicológicamente, la probabilidad de que sus celos lo dominen es mucho menor, aun cuando otros de los factores que influyen en la situación no hayan cambiado. Análogamente, si usted mejora su estado físico, su capacidad para hacer frente a todas las tensiones de su vida, entre ellas los celos, mejorará. Si a usted le gusta bailar, por ejemplo, ponga música con mucho ritmo y baile quince minutos todos los días, especialmente cuando esté deprimido. Eso tendrá un efecto positivo tanto en su estado de ánimo como en su estado físico, lo que probablemente le ayude a manejar más eficazmente sus celos.

Una palabra acerca de los celos moderados  

Volver al index de este curso

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos