Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

APRENDER A MANEJAR 
LOS CELOS
MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de Ayala Malach Pines

C8

¿Cuál es el sexo más celoso?

La respuesta a esta pregunta depende de nuestra definición de los celos. Si comparamos la frecuencia de la experiencia de los celos, sus síntomas y su intensidad, hombres y mujeres son muy similares. En realidad, un hallazgo sistemático de mi investigación ha sido la relativa ausencia de diferencias entre los sexos. Otros estudios acerca de los celos han hecho hallazgos similares.

Cuando se preguntó a los sujetos del estudio cuán celosos eran, y cuán celosos habían sido en períodos anteriores de su vida, no hubo diferencia entre hombres y mujeres. No hubo diferencias de género ni en la frecuencia ni en la duración de la experiencia más intensa de ce los, y tampoco hubo diferencias en cuanto a los componentes físicos y afectivos de la experiencia. Tampoco hubo diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la cantidad de otras personas que los consideraban celosos, ni entre la gente que les conocía bien ni entre aquellos con quienes tenían una relación íntima. Hubo unas pocas diferencias de género en lo relativo a las personas o situaciones que provocan celos, todas relacionadas con la creencia más firme de las mujeres en la monogamia.

 

Hombres y mujeres casi no mostraron diferencias en cuanto a los componentes de la experiencia de celos, su intensidad o su frecuencia, y aparecieron unas pocas diferencias en lo concerniente a los factores desencadenantes de los celos. En cambio, hubo grandes diferencias en las formas en que los hombres y las mujeres respondían a los celos.

 ¿Cómo responden los hombres y las mujeres a los celos?

Cuando usted siente celos, ¿cómo suele responder?

• ¿Habla acerca de ello con su compañero?

• ¿Trata de ignorar el asunto?

• ¿Le da a entender a su compañero que se siente herido?

• ¿Vocifera y grita?

• ¿Se escapa?

• ¿Responde con violencia?

• ¿Responde de alguna otra manera?

Después de contestar esta pregunta para usted mismo, contéstela como cree que lo haría su compañero. Después, si le interesa saberlo y puede preguntárselo pídale a su compañero que la responda él también dos veces (una para él o ella misma y otra para usted). Con seguridad, la comparación de las cuatro respuestas le resultará interesante y posiblemente incluso sorprendente. Si los celos son un problema en su relación, esto puede resultar una buena apertura para analizarlos.

Cuando en una de mis investigaciones se planteó esta pregunta a 285 hombres y 283 mujeres, hubo varias diferencias entre las respuestas de hombres y mujeres, aunque hubo muchas más semejanzas que diferencias. Tanto en el caso de los hombres como de las mujeres, la respuesta más frecuente a los celos fue “hablar acerca de ello” (38 por ciento de los hombres y 30 por ciento de las mujeres). Hablar es, obviamente, la mejor respuesta. El hallazgo de que los hombres dicen hablar más a menudo que las mujeres contradice el estereotipo del hombre callado y la mujer charlatana. Sin embargo, confirma los hallazgos de muchas investigaciones que demuestran que en realidad los hombres tienden a hablar más que las mujeres.

Entre las mujeres, la segunda respuesta más frecuente (26 por ciento) fue “tratar de ignorar el asunto”. Esta res puesta fue mucho menos frecuente entre los hombres (18 por ciento). Al parecer, una mujer tiene mayor capacidad o fuerza de voluntad que un hombre para ignorar la cuestión cuan do su compañero está despertando sus celos. El enfoque socio-biológico, que desarrollo en el próximo apartado, pro pone una explicación para ello.

Si bien la probabilidad de que den a entender a su compañero que se sienten heridos es similar para hombres y mujeres (el 25 por ciento de los hombres y el 24 por ciento de las mujeres), las formas en que lo hacen tienden a ser diferentes. Entre las mujeres, las respuestas tienden a incluir el llanto, el enfurruñamiento y el mostrarse heridas. En cuanto al hombre, es más probable que exprese sus sentimientos ata cando, diciéndole a su compañera directamente que lo ha herido y exigiéndole que deje de hacerlo.

Para casi todos los hombres y mujeres interrogados, estas tres respuestas —hablar, ignorar y decir que se sienten heridos— representaron la mayoría del total de las respuestas mencionadas (el 81 por ciento de los hombres y el 80 por ciento de las mujeres). Sólo un pequeño porcentaje de hombres y mujeres se describieron a sí mismo gritando, escapándose, o recurriendo a la violencia a causa de los celos. A pesar de que estos porcentajes son pequeños, vale la pena señalar que las mujeres mencionaron haber empleado más agresiones verbales que los hombres, mientras que tres veces más hombres que mujeres mencionaron como respuesta el recurso a la violencia física. Esto también confirma hallazgos de otras investigaciones. Un estudio reciente, que investigó las razones de la violencia en las citas, encontró que era más frecuente que los celos provocaran una respuesta violenta durante una cita entre los hombres que entre las mujeres.

Hombres y mujeres responden de diferente manera al descubrimiento de que sus compañeros están teniendo un amorío. Los hombres tienden a estallar de cólera, que en casos extremos se expresa violentamente, y a abandonar la relación. Las mujeres, por su parte, tienden a responder con depresión, culpándose a sí mismas, e intentando recuperar al hombre. Es posible, por ejemplo, que hagan esfuerzos por volverse más atractivas o por despertar los celos de su compañero.

Una interpretación de las diferencias entre las respuestas masculinas y las femeninas es que los hombres son más proclives a proteger y mantener su autoestima, mientras que las mujeres se esfuerzan más bien por mantener la relación).

Cuando analizan los amoríos que han tenido sus compañeros, hombres y mujeres tienen preocupaciones diferentes. La mayoría de los hombres parecen interesados en los detalles sexuales y más “técnicos” de la experiencia y en compararse con su rival: “¿’Cómo era de grande su pene’?”. “¿Cuántas veces te hizo tener orgasmos?” “¿Es mejor o peor que yo en la cama?” Las mujeres, por su parte, tienden a interesarse más por el significado de la experiencia para el futuro de la relación: “¿La amas?”. “¿Te sientes más unido a ella que a mí?” Las mujeres tienden también a preocuparse más por el daño que el amorío puede haber provocado a la intimidad de la relación. Las preguntas que con más frecuencia las obsesionan son del tipo de “¿Qué le dijiste de mí?”, “¿Le revelaste algún detalle íntimo nuestro?” Las mujeres se sienten terriblemente traicionadas cuando se enteran de que su compañero ha revelado una información tan privada.

Una explicación de estas diferentes reacciones a los celos tiene que ver con los diferentes papeles sexuales de hombres y mujeres. Las mujeres son más proclives que los hombres a considerar la relación como central para su identidad y procuran encontrar en ella un sentido que abarque su vida entera. En razón de que las mujeres tienden a valorar más la relación que los hombres, y a ser más habilidosas para los vínculos interpersonales, tienen más propensión a actuar como un monitor de la relación (el guardián de la relación), y a asumir el papel de un especialista en lo afectivo capaz de comprender los sentimientos y de ayudar a ocuparse de ellos.’

Mientras que las mujeres tienden a orientarse más hacia la relación, los hombres tienden a identificarse con sus papeles profesionales. Lillian Rubin observa que cuan do uno le pregunta a una mujer “¿Quién eres?” lo más probable es que ella mencione primero sus papeles de madre y esposa, aun en el caso de que sea una profesional exitosa, y sólo después (si es que lo hace) su papel profesional. Cuando esa misma pregunta se le hace a un hombre, lo más probable es que comience por referirse a lo que hace para ganarse la vida, y sólo después (si es que lo hace) a sus papeles como esposo o padre.’

Esta diferencia en el nivel de participación de hombres y mujeres en sus respectivas relaciones ayuda a explicar por qué las mujeres son más propensas a tratar de mejorar la relación después de un amorío, en tanto que los hombres se muestran más inclinados a la negación o a abandonar la relación. Un hombre puede decidir apelar a la negación o resistirse a reconocer la amenaza en lugar de ignorarla conscientemente y minimizarla, que es algo que es más probable que hagan las mujeres. La razón es que si él advierte un problema tendrá que hacer algo para resolverlo y resulta que está demasiado ocupado como para hacerse cargo de eso.

Otra diferencia entre hombres y mujeres, relacionada con sus diferentes niveles de participación en sus respectivas relaciones, es la mayor propensión de las mujeres a inducir los celos. El psicólogo Greg White estudió a personas que admitían que inducían intencionalmente los celos en sus compañeros amorosos. White descubrió cinco motivos para inducir los celos: obtener una recompensa determinada, como podría ser la atención del compañero; poner a prueba la fuerza de la relación; tomar venganza porque el compañero está viendo a alguna otra persona; reforzar la autoestima, y castigar al compañero. El método más popular para inducir los celos resultó ser mencionar o exagerar la atracción que se siente por otra persona, seguido por el flirteo, el aceptar citas con otras personas, fabricar rivales y hablar acerca de antiguos compañeros amorosos. En sus respuestas, las mujeres mostraron ser más propensas a inducir intencionalmente los celos que los hombres, y también a inducir los celos si se sentían relativamente más involucradas en la relación. La explicación de White es que las mujeres tienden a usar un poder indirecto (basado en la manipulación) y personal (basado en la interacción más que en recursos concretos como el dinero, por ejemplo).

La explicación de White se centra en la diferencia de poder entre hombres y mujeres. Parte del supuesto de que las mujeres inducen los celos porque tienen menos poder que los hombres en nuestra sociedad patriarcal. El enfoque socio-biológico, por otro lado, parte del supuesto de que todas las diferencias entre hombres y mujeres, entre ellas las diferencias en sus respuestas a los celos, son innatas y producto de la evolución a través del mecanismo de la selección natural. Mientras que en los enfoques psicodinámico y sistémico las diferencias entre hombres y mujeres son un tema secundario, en el socio-biológico esas diferencias son un problema fundamental.

El enfoque socio-biológico

Volver al Index de este curso

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos