Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

Aprender a conocer y superar nuestras 
BARRERAS AFECTIVAS 
Y EMOCIONALES
s2

MANUAL PRÁCTICO

Basado en las Investigaciones de 
William P. Ryan y Mary E. Donovan


"ME SIENTO AMENAZADO CUANDO OTRA PERSONA SE ACERCA DEMASIADO"

A primera vista podría parecer paradójico que en una era en la que tanta gente proclama abiertamente su deseo de intimidad (como lo demuestra el auge de los llamados 'anuncios personales', tanto en los diarios como en Internet), muchos estén al mismo tiempo tan profundamente asustados. Es obvio que la intimidad es un valor caracterizado por la ambivalencia. Todos la anhelan, pero cuando tienen una oportunidad de acercamiento son muchos los que también escapan.

Algunas personas temen a la intimidad porque sus experiencias tempranas los llevaron a equiparar ser amados con ser sobreprotegidos o dominados. A modo de ejemplo, veamos el caso clásico del padre que con el pretexto de "ayudar" a su hijo a hacer los deberes lo suplanta y los hace él. Así el padre se impone de este modo a su hijo en forma habitual, el niño no desarrollará su yo en plenitud, se sentirá minúsculo e incapaz, eclipsado por la sombra gigantesca y siempre presente de su padre. O tomemos la clásica situación de la madre amante que permanece de guardia junto a la ventana mientras su hijo juega afuera, y corre en su ayuda al menor signo de peligro.



El niño constantemente sobreprotegido crecerá sintiéndose incapaz de desenvolverse en el mundo. En ambos casos se trata de padres cariñosos y bienintencionados, pero su comportamiento impide que los hijos desarrollen una fuerte conciencia de sí mismos como seres autónomos. En la edad adulta, esos hijos seguirán demasiado apegados psicológicamente a sus padres, con un sentido de identidad subdesarrollado y débil. Cuando otras personas comiencen a intimar con ellos, reaccionarán como si fueran nuevamente niños pequeños avasallados por padres todopoderosos.

Hay también quienes temen a la intimidad porque se trata de un territorio desconocido. Muchas personas crecieron sin experimentar nunca un sentimiento de verdadera conexión con otro ser humano. Tampoco aprendieron con el ejemplo, dado que sus padres no tenían comunicación entre ellos. Ya adultos, tal vez hagan algún intento de llegar a la intimidad en ciertas relaciones, pero como no saben manejarse en esa situación, lo más probable es que todo termine en desilusión, sufrimiento o incluso desastre. Eso alimenta su temor de entrar en territorio desconocido y refuerza su convicción de que lo más seguro es mantener altas las defensas e impedir que nadie se acerque.

Una razón más de que el miedo a la intimidad sea tan corriente, es que las relaciones íntimas obligan al individuo a descubrir y enfrentarse con su yo más profundo, incluso sus costados más oscuros y menos atractivos. Algo que mucha gente no puede o no quiere hacer. Muchos crecieron desconectados de part4es enteras de su propio ser- sus sentimientos más profundos, sus verdaderos deseos, su confusión, su ira, su ambivalencia, sus anhelos espirituales- y fueron criados por personas que también estaban desconectadas de su propio ser. La intimidad implica para ellos avanzar por una zona desconocida, el territorio sin mapas del auténtico conocimiento de una mismo. Es así como, algunos parecen dispuestos a aprender quiénes son en realidad, suelen dar marcha atrás cuando una relación los fuerza enfrentarse con partes de su propia personalidad que prefieren negar o desconocer.

Como ocurre con los demás bloqueos afectivos, el bloqueo "Me siento amenazado cuando otra persona se acerca demasiado" puede manifestarse en grado variables y de diferentes maneras. Algunas de las personas que lo padecen tienen tanto miedo a la intimidad que sólo entablan relaciones muy superficiales, o pasan por la vida casi sin establecer vínculos con los demás, salvo por los del trabajo. Otros tienen numerosos amigos con los que se sienten cómodos y a los que confían sus sentimientos, pero se sienten amenazados ante la perspectiva de abrirse del mismo modo ante la persona con la que mantienen una relación sentimental o que les interesa en ese aspecto.

En las relaciones amorosas, el miedo a la intimidad se expresa de diversas maneras. Algunas personas se sienten cómodas en la gimnasia sexual con su pareja pero les resulta muy incómodo confiarle sus sentimientos más profundos. Otros son más reprimidos respecto de sus cuerpos pero no les cuesta revelar sus sentimientos.

Si bien este bloqueo está muy difundido, hay que ser muy cauteloso antes de concluir que alguien lo padece. A veces, escapar de la intimidad puede ser muy saludable, ya que abunda en el mundo la gente de personalidad invasora. Apenas conocen a alguien desean convertirse instantáneamente en su mejor amigo o su amante, o exigen algún otro modo de fuerte compromiso desde el primer momento. La persona asediada responderá a menudo cerrándose en forma instintiva y apartándose, lo cual en una situación de ese tipo constituye una reacción sana de autoprotección, y no la evidencia de un bloqueo afectivo. La reacción es apropiada porque la amenaza que representa la persona invasora es una amenaza real. Sólo podemos afirmar que se está ante el bloqueo descripto cuando alguien reacciona HABITUALMENTE a la intimidad cerrándose y apartándose, y haciéndolo incluso cuando quien desea intimar no es una personalidad invasora.

LÍMITES E INVASIÓN
A fin de poder relacionarse íntimamente de un modo saludable, es preciso tener una idea clara de los límites, saber dónde termina uno y dónde empieza el otro. Los límites claros y apropiados actúan a modo de antenas que indican cuándo el comportamiento del otro representa una intrusión o una amenaza. También permiten establecer el tono justo en la relación, decir: 'No, no puedes tratarme de ese modo' o 'No, no puedo hacer lo que quieres que haga: es demasiado pedir'. Sólo cuando las personas establecen límites saludables son capaces de alcanzar el delicado equilibrio entre cercanía y distancia que la intimidad requiere, sin sentirse amenazadas ni por la cercanía ni por la distancia. Lo cierto, sin embargo, es que muchas personas crecieron en hogares donde los límites eran constantemente violados, y la única forma en que podían proteger de la invasión su frágil individualidad era erigir un muro de defensas impenetrables.

Hay dos clases de invasión corrientes en el seno de la familia. La primera es una invasión física, que se produce cuando existe poco o ningún respeto por la privacidad. Algunas personas crecieron en hogares donde no se les permitía a los niños cerrar la puerta de su dormitorio para leer o estudiar, o simplemente para estar solos. Todo intento de hacerlo era interpretado por los padres como una acto hostil, y el niño era acusado de 'guardar secretos', 'estar malhumorado' o 'portarte como si fueras demasiado bueno para nosotros'. Algunos padres interpretaban como un rechazo todo deseo de soledad manifestado por sus hijos y se mostraban ofendidos cada vez que un niño expresaba el deseo de hacer algo por su cuenta.

La segunda clase de invasión habitual es la psicológica. Ocurre en familias en las que no se les permite a cada uno de los miembros tener sentimientos, ideas y opiniones diferentes. Muchas personas crecieron en hogares donde se consideraba impertinente o herético que un niño expresara un sentimiento, una idea o una opinión que no estuvieran de acuerdo, o estuvieran en contradicción, con lo que pensaban o sentían sus padres. Los padres eran tan narcisistas que no podían distinguir entre sus propios sentimientos y los de sus hijos. Si sentían de determinada manera, daban por sentado que sus hijos debían sentir lo mismo; si los niños intentaban expresar su disenso, ellos reaccionaban con la negación. 'No digas eso, no es lo que realmente piensas', afirmaban, o tal vez: '¿Cómo que odias las habas? No puedes odiarlas. ¡Si a mí siempre me encantaron!' O quizá preguntaban incrédulos: '¿Cómo puedes tenerle miedo al agua?' ¡En esta familia a todo el mundo le encanta nadar!' Y una invasión aun más sutil ocurre cuando uno le dice al otro: 'Lee este libro, te encantará', o 'No vayas a ver esa película, la detestarás', o 'Me compré una campera nueva pero no quiero mostrártela porque sé que no te gustará'.

A los niños cuyo temperamento no coincide con las expectativas de sus padres, esta clase de invasión psicológica puede llevarlos a una autoestima muy baja. Tomemos el caso de un niño a quien por temperamento le cuesta relacionarse con los demás. En algunas familias se respeta el reloj interno de ese hijo y se le permite entablar relaciones siguiendo su propio ritmo, acercándose a los demás y permitiéndoles acercarse a él paso a paso, según le resulte cómodo. En otras familias, en cambio, ese reloj interno no es respetado porque lo que rige las relaciones es la impaciencia de los padres. En lugar de ver al niño como alguien que necesita tiempo para abrirse a los demás, se lo etiqueta como 'tímido', 'solitario', 'presumido', o incluso se lo castiga por ser descortés y 'raro'. Probablemente también se lo obliga a un acercamiento antes de que esté preparado para ello, con lo cual se convierte en efecto en un solitario y casi con seguridad desarrolla el bloqueo 'Me siento amenazado cuando otra persona se acerca demasiado'. Si se le permitiera ser él mismo, el niño seguiría siendo lento para establecer relaciones, pero no las consideraría amenazantes.

"NO QUIERO TENER QUE PEDIR POR LO QUE NECESITO" (O "¿PORQUÉ NO PUEDES LEER MIS PENSAMIENTOS?")

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos