Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

AUTORRETRATO DE LA PERSONALIDAD
MANUAL DE LOS TEMPERAMENTOS:


Descubre tus
Fortalezas, tu Potencial
y tus Puntos Débiles

autorretrato

EL TRASTORNO DEL TIPO AUDAZ:

EL TRASTORNO ANTISOCIAL

A los individuos que padecen este trastorno, también conocidos como psicópatas o sociópatas, no les importan lo más mínimo los sentimientos de los demás ni las reglas de la sociedad.

Del mismo modo que los demás tratan de construir, ellos destruyen.

El DSM-III-R describe así el trastorno antisocial de la personalidad:

  1. La edad actual ha de ser por lo menos de dieciocho años.

  2. Manifiesto trastorno de la conducta que comienza antes de los 15 años, como lo indicaría un historial con TRES de los síntomas siguientes:

    1. Vagancia.
    2. Haber escapado durante la noche, por lo menos dos veces, mientras vivía en el hogar paterno o adoptivo (o una sola vez, y no haber regresado).
    3. Provocación de peleas.
    4. Utilización de un arma en más de una pelea.
    5. Imposición de la relación sexual a otra persona.
    6. Crueldad física con los animales.
    7. Crueldad física con otras personas.
    8. Vandalismo, con destrucción de bienes ajenos (salvo prenderles fuego).
    9. Provocación deliberada de incendios.
    10. Mentira persistente (salvo para evitar malos tratos físicos o sexuales).
    11. Robos repetidos, sin enfrentarse con una víctima (incluido el caso de falsificación).
    12. Robos repetidos, enfrentándose con una víctima (por ejemplo, en un asalto, robo de cartera, extorsión, robo a mano armada).

  3. Una pauta de conducta irresponsable y antisocial continuada desde los 15 años, como lo indicarían por lo menos CUATRO de los síntomas siguientes:

    1. Es incapaz de mantener una conducta laboral apropiada, indicada por alguna de las posibilidades siguiente (incluso un comportamiento similar en un ambiente académico, si se tratara de un estudiante):

      1. Desempleo significativo durante seis meses o más en el término de cinco años, cuando se supone que la persona debe trabajar y hay puestos de trabajo disponibles.

      2. Ausencias repetidas del trabajo, injustificadas por enfermedad de la persona o de algún familiar.

      3. Abandono de diversos trabajos sin contar con otros.

    2. El individuo es incapaz de aceptar las normas sociales con respecto a la conducta legal, como lo indicaría la ejecución de actos antisociales que son motivo de arresto (ya sea arrestado o no); por ejemplo, destruir la propiedad ajena, adoptar una actitud agresiva hacia otras personas, robar, tener una ocupación ilegal.

    3. Es irritable y violento, como lo prueban las repetidas peleas físicas y ataques (no necesarios por el propio trabajo o para defender a alguien), incluyendo la costumbre de golpear a la esposa o los hijos.

    4. Tiene el hábito de no responder a las obligaciones financieras, indicado por el incumplimiento de deudas, incapacidad para proveer los cuidados a los hijos o incapacidad para pagar de manera regular a otras personas dependientes.

    5. No planifica de antemano, como lo demostraría una o las dos posibilidades siguientes:

      1. Viaja de un lugar a otro sin trabajo comprometido, sin un objetivo o una idea clara sobre cuándo va a parar.

      2. No tiene domicilio fijo durante un mes o más.

    6. Desprecia la verdad, como lo indicaría el hábito de mentir, el uso de nombres falsos y engaños hacia los demás en provecho personal.

    7. Es imprudente cuando está en juego su seguridad personal o la de otros, ejemplo de lo cual sería conducir ebrio o siempre a alta velocidad.

    8. Si es padre o tutor, carece de la capacidad para funcionar como progenitor responsable, incluyendo la responsabilidad ante actos de negligencia grave por acción u omisión.

    9. No ha tenido una relación totalmente monogámica durante más de un año.

    10. Carece de remordimientos (es decir, se siente justificado por haber causado daño o infligido malos tratos a alguien, así como también de haberle robado).

d. La manifestación de la conducta antisocial no es debida a esquizofrenia o episodios maníacos.

LO QUE NO TIENEN: CONCIENCIA NI COMPASIÓN

Casi todas las personas interiorizamos en la conciencia las normas básicas de la sociedad y la cultura.

Creemos que está mal herir o explotar al prójimo. Creemos que se debe respetar la letra o el espíritu de la ley.

Consideramos nuestro deber proteger y mantener a nuestros hijos, etc.

Algunos (como los concienzudos) tienen una conciencia más estricta que otros, pero los que padecen el trastorno antisocial tienen muy poca o ninguna.

Desdeñan las reglas de la sociedad. Se apropian de cualquier cosa que desean, ya se trate de un bien, del sexo o incluso de la vida.

Conocen la diferencia entre el bien y el mal en el sentido legal, pero no les importa en lo más mínimo. Tienen muy poca compasión por los demás y a menudo encuentran justificación para sus actos crueles, destructivos o malignos.

Muchos de los individuos que sufren este trastorno están en las cárceles, o lo estarán algún día. Es el que más comúnmente se diagnostica a los delincuentes, y se encuentra hasta en el 75% de la población carcelaria. Pero la conducta inescrupulosa, totalmente egoísta y explotadora no es privativa de los reclusos.

En la vida privada y en la pública, los antisociales usan y abusan de otras personas, se aprovechan de ellas y lo hacen siempre sin el menor remordimiento.

Suelen ser sumamente astutos y en el acto descubren los puntos débiles de los demás. Con el fin de obtener lo que desean, estimulan la compasión del otro, lo seducen, le dicen lo que quiere oír o lo que le va a llegar al corazón.

El antisocial es capaz de embaucar a una persona de edad para que le entregue sus escasos ahorros, y luego sentirse orgulloso de la hazaña.

Obviamente, los antisociales rara vez pueden entablar una relación de pareja profunda, cariñosa, responsable.

Su capacidad de amar o de solidarizarse es tan limitada que raramente pueden mantener una relación durante más de un año con una sola persona.

Suelen tener hijos, porque pese a sus intensos apetitos sexuales, no se preocupan por las consecuencias.

OBRAR SIN REFLEXIONAR

Los antisociales no toleran la frustración. Si se los contraría, o si sencillamente se los molesta, reaccionan con desenfreno contra sus familiares, o contra cualquiera que accidentalmente tengan cerca.

No piensan en las consecuencias, no planifican por adelantado y no aprenden con la experiencia.

En una palabra, no piensan antes de actuar: obran por impulso. Más aún, no tienen miedo, y al parecer no padecen esa angustia que a casi todos los mortales les sirve de freno para no llevar a cabo sus malos deseos. Posteriormente, no tienen remordimientos.

LA INCIDENCIA, LA PREDISPOSICIÓN
Y LOS RIESGOS

Según ciertos cálculos, en los EE.UU., por ejemplo, aproximadamente el 3% de los hombres y menos del 1% de las mujeres padecen este trastorno.

Al parecer, el número va en aumento, y es más común en las clases socioeconómicas más bajas, especialmente en las zonas urbanas pobres, donde las familias se hallan fragmentadas.
El trastorno está íntimamente relacionado con la familia.

Es ‘cinco veces más común entre los parientes biológicos de primer grado (padres, hermanos, hijos) de hombres que padecen el trastorno que entre la población en general’, se afirma en el DSM-III-R.

FACTORES BIOLÓGICOS

Estudios practicados con hijos de padres antisociales revelan en ellos una predisposición a contraer el trastorno mucho mayor que en el resto de la población.

Esto se da aunque los niños hayan sido adoptados por otra familia al poco tiempo de hacer nacido. Este dato sustenta firmemente la hipótesis de que cierto factor biológico sería una de las causas de que algunos individuos contrajeran el trastorno antisocial de la personalidad.

Uno de esos factores biológicos tal vez heredados es el esquema de excitación cerebral, característico de muchas personas con síntomas antisociales.

Los estudios sobre la excitación del cerebro demuestran que el sistema nervioso de algunas personas antisociales tiene una excitación relativamente escasa.

A diferencia de los individuos con el trastorno de evasión, que se apartan de los estímulos porque son extremadamente excitables, los antisociales quizá necesiten una estimulación excesiva.

Es posible que posean bajos niveles de serotonina, una sustancia cerebral que ayuda a regular el sistema nervioso central. El bajo nivel de serotonina se relaciona con una conducta violenta e impulsiva.

REALIDADES DEL MEDIO AMBIENTE

Los factores biológicos no son los únicos causantes. El hijo de padres antisociales corre mayor riesgo de contraer el trastorno, tal como el adoptado por un padre antisocial.

Los progenitores que tienen este temperamento forman familias caóticas, violentas e inestables. Es muy común que hayan padecido graves abusos, se los haya sacado del hogar y se hayan criado sin ninguna figura parental.

Otros quizá hayan nacido con temperamentos que provocaron la hostilidad y el rechazo por parte de padres insensibles, inmaduros o crueles. Algunos investigadores creen que la conducta en los niños se debe a que no han podido crear un adecuado vínculo con un progenitor durante su primer año de vida.

Los niños que padecen tales indignidades aprenden de inmediato que el mundo es hostil, frustrante y mezquino. No cuentan con el modelo de adultos responsables que les enseñen a dominar o canalizar sus impulsos.

Aprenden a no confiar en nadie y a no preocuparse por nadie, salvo por ellos mismos. Quizá aprendan también que la conducta depravada es una manera de dar rienda suelta a sus sentimientos.

CÓMO TRATAR A LOS ANTISOCIALES

Aunque vaya en contra de sus principios, no crea que puede confiar, ayudar ni reformar a un antisocial. Recuerde que son personas muy arteras y hábiles. No se deje engañar. Proteja sus propios intereses y aléjese. Si no puede apartarse, busque usted ayuda terapéutica.

El Trastorno Pasivo-Agresivo

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos