Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

LA RELACIÓN ENTRE
LA DEPRESIÓN Y EL ESTRÉS

El estrés, como el que nos afecta cuando tenemos miedo o nos zambullimos en una piscina de agua helada, nos hace bien si es intermitente. El estrés intermitente nos 'endurece', nos hace más fuertes: al parecer, el 'sufrimiento' forma el carácter, como lo aseguró siempre la sabiduría popular, en la medida en que no sea continuo.

No se sabe con precisión cómo ocurre esto, pero las diferencias fisiológicas entre ratones de laboratorio que han sido endu-recidos a través de una exposición intermitente al estrés, y los que no, están harto documentadas. Por ejemplo, un ratón manipulado intermitentemente por los experimentadores como un bebé -una experiencia eminentemente estresante para los ratones bebés- termina siendo, en su edad adulta, 'más duro', mucho menos miedoso. Se ha comprobado fehacientemente que su conducta en situaciones que despiertan temor, como el ser arrojado a un tanque de agua, es diferente de la de sus congéneres no endurecidos.

 

También su biología difiere. Para decirlo en términos sencillos, los ratones -y las personas- cuentan con dos respuestas bioquímicas al estrés: emiten grandes cantidades de la adrenalina neurotransmisora y de la hormona del estrés, el cortisol. Aunque es esencial para muchas funciones corporales, en el contexto de trastornos como la depresión leve se puede considerar al cortisol como la hormona 'mala' y pensar que la adrenalina (y la noradrenalina) son las que se encargan exclusivamente del efecto positivo.

Los altos niveles de adrenalina se corre- lacionan con un mejor rendimiento en las pruebas de matemáticas del último año de la enseñanza elemental, con las puntuaciones más altas en los 
exámenes de matriculación de los estudiantes de secundaria -que duran seis horas-, y con los rendimientos más altos en tareas como las de 'tiempo de reacción en la toma de decisiones' o de monitoreo de pantallas de radares -que duran dos horas- entre los estudiantes universitarios. 

Los voluntarios que se entrenan para ser paracaidistas del ejército obtienen mejores resultados en los tests escritos, en los saltos desde las torres de entrenamiento y en los saltos desde aviones cuando sus niveles de adrenalina aumentan.

Algo llamativo es que estas ventajas se extienden también al ámbito de lo social. Según sus maestros, los escolares con alta adrenalina que obtuvieron buenas puntuaciones en las pruebas de matemáticas mencionadas anteriormente también estaban 'más satisfechos con la escuela, su nivel de adaptación social era mejor y gozaban de estabilidad afectiva'. Los sujetos que exhiben grandes aumentos de adrenalina en respuesta al estrés también muestran 'propensión a la neurosis y al estrés cotidiano'. En conjunto, parece que en lo referente a la capacidad para enfrentar el estrés, conviene que los niveles de adrenalina sean altos.

En cuanto al cortisol, el panorama es muy diferente. En lo esencial, los individuos 'endurecidos' exhiben aumentos muy bajos de cortisol en respuesta al estrés. Cuando su cortisol aumenta, vuelve al nivel básico más rápido que en los individuos no endurecidos. Lo mismo ocurre, misteriosamente, con sus niveles de adrenalina. Aunque al enfrentar un desafío no parece posible tener demasiada adrenalina en los primeros momentos, posteriormente los niveles de adrenalina de las personas endurecidas caen más rápidamente que los de las no endurecidas, emotivas o neuróticas (términos que los investigadores de este fenómeno usan indistintamente).

En términos de depresión leve, lo que resulta importante en estos datos es que los individuos se vuelven 'duros' como consecuencia de la repetición de las experiencias de estrés. No nacemos duros, nos volvemos duros (aunque sin duda hay diferencias temperamentales en cuanto al punto desde el que se parte). Y para volvernos duros debemos ser endurecidos por la experiencia, es decir, por la repetición de los episodios de 'estrés'. 

Pero en un estado de depresión el cortisol es elevado con independencia de lo que esté sucediendo en el contexto ambiental: uno de los hechos biológicos de la depresión es que una persona depresiva puede exhibir, y de hecho así ocurre, niveles elevados de cortisol aunque esté tranquilamente sentada en una silla.

Las personas clínicamente depresivas secretan niveles elevados de cortisol incluso mientras duermen. Si bien no se sabe por qué, la mejor y más antigua de las teorías es la que sostiene que la depresión crea un estado crónico de estrés en quien la padece. El estrés estimula la producción de cortisol; por lo tanto, el razonamiento es que la depresión hace aumentar el cortisol al hacer aumentar el estrés. (Así, los antidepresivos bajan el
cortisol a través del mismo rodeo. No actúan directamente sobre la producción de cortisol, sino que al hacer descender el estrés del individuo terminan provocando, por arrastre, la reducción del cortisol.

Ésta es una de las lecciones más auspiciosas de la medicación psicotrópica cuando da resultados: una buena droga puede desencadenar una cascada de acontecimientos positivos. 

Cuando una medicación mejora un sistema neurotransmisor -la función de la serotonina, digamos- ese solo efecto se expande luego hacia el resto de la química del cerebro provocando cambios adicionales para mejor. Esto es lo que llamamos el 'efecto del efecto').

Por desgracia, el significado de esta conexión del cortisol en términos de la vida cotidiana es que la persona levemente depresiva no está en condiciones de enfrentar más estrés: ya está biológicamente estresada. Más aún, está crónicamente estresada; sus niveles de cortisol están altos a toda hora. Por definición, no sólo no puede enfrentar, sino que ni siquiera puede experimentar el estrés intermitente porque no está en condiciones de recuperar un nivel hormonal normal entre un episodio y otro.

Así es como la depresión nutre a la depresión: la persona levemente depresiva no puede aprovechar el estrés que necesita para desarrollarse y crecer. En lugar de ello, la persona estresada debe buscar constantemente formas y recursos para relajarse, para calmar su sistema y aquietar la incesante agitación de su mente. El aprendizaje y el desarrollo avanzan a paso de tortuga y la persona depresiva se torna cada vez más elusiva, da la espalda a la gente, a los lugares y al movimiento que dan vida al común de los mortales.

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos