Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

FRAGMENTOS DE  "LA EXPRESIÓN DE
LAS EMOCIONES EN EL HOMBRE
Y LOS ANIMALES" (I)

Charles Darwin

  La libre expresión de una emoción cualquiera, por señales exteriores, la hace más intensa. Inversamente, los esfuerzos que se hacen para reprimir toda manifestación exterior moderan la emoción misma. El furor aumenta visiblemente en el hombre que se deja llevar por la violencia. El hombre que no ejerce influencia sobre los síntomas del temor siente un espanto mayor todavía. El que bajo el golpe de un gran dolor queda inerte pierde la mejor probabilidad de poder obrar contra él.

Estos resultados provienen, en parte, de la relación íntima que existe entre casi todas las emociones y su manifestación exterior, en parte, de la influencia directa del esfuerzo muscular sobre el corazón y, por consiguiente, sobre el cerebro. El simple acto de simular una emoción tiende a hacerla nacer en el espíritu.

Shakespeare, a quien su maravilloso conocimiento del alma humana debió hacer excelente juez en la materia, dice algo por el estilo en la escena segunda del acto II de su HAMLET.

LA ANTÍTESIS Y LA EXPRESIÓN
DE LAS EMOCIONES

Daré un ejemplo del papel que la antítesis desempeña en la expresión. Poseí en otro tiempo un perro que, como todos los perros, gustaba mucho de pasear. Expresaba su placer trotando gravemente delante de mí, con paso mesurado, muy alta la cabeza, las orejas un poco levantadas y la cola en el aire, pero no rígida. No lejos de mi casa, a la derecha, hay un sendero que conduce al invernáculo. Tenía yo la costumbre de ir a éste con frecuencia para dar un vistazo a mis plantas de estudio, y esto era para mi perro motivo de gran confusión, porque no sabía si yo continuaría con mi paseo. Era risible ver el cambio de expresión súbito y radical que se producía en él en cuanto me apartaba lo más mínimo del sendero, cosa que yo hacía muchas veces únicamente por observarle.


  DOS TIPOS DE AMOR

El amor recíproco de ambos sexos no se asemeja en nada al amor maternal. Cuando dos amantes están en presencia uno de otro su corazón late. Rápidamente su respiración se acelera, su rostro enrojece. Es que ese amor no es inexpresivo, como el de la madre por su hijo.


HINCHAZÓN DEL CUERPO Y OTROS MEDIOS DE PRODUCIR TEMOR EN EL ENEMIGO

Ciertos anfibios y ciertos reptiles que no poseen espinas que erizan ni músculos para producir este movimiento, hinchan su cuerpo inspirando aire, bajo la influencia del miedo o de la cólera. Es este un fenómeno bien conocido en los sapos y las ranas.

¿Quién no se acuerda del ruin animalejo puesto en escena por Esopo en su fábula titulada 'EL BUEY Y LA RANA', y que por envidia y vanidad tanto llegó a hincharse que reventó? La observación de este hecho debe remontarse a la época más lejana.

Dejándonos guiar por la analogía admitiremos que el objeto primitivo de esta hinchazón fue probablemente dar al cuerpo un aspecto tan imponente y tan terrible como fuera posible, enfrente del enemigo. Sin embargo, resulta de él otra ventaja, más importante tal vez. Cuando una rana es atrapada por una serpiente, su principal enemigo, se hincha de un modo prodigioso. Si la serpiente es pequeña, no puede tragarse la rana, que de este modo escapa al peligro de ser devorada.


ABATIMIENTO- ANSIEDAD- PENA- DESALIENTO - DESESPERACIÓN

Después de una violenta crisis de sufrimiento moral y cuando la causa de este sufrimiento subsiste aún, caemos en un estado de abatimiento. El sufrimiento físico prolongado, cuando no llega a la intensidad de una tortura extrema, ocasiona generalmente este mismo estado de espíritu. Cuando esperamos un dolor, estamos inquietos, cuando no tenemos la menor confianza en el alivio, caemos en la desesperación.

CAÍDA DE LOS EXTREMOS DE LA BOCA

La caída o descenso de los lados de la boca es producida por los DEPRESORES ANGULI ORIS -triangulares de la barba-. Las fibras de este músculo divergen hacia la parte inferior, sus extremidades superiores convergentes se unen a las comisuras, y en una pequeña extensión a la parte externa del labio inferior. Algunas de estas fibras parecen ser antagonistas de la del gran zigomático y de los diversos músculos que se unen a la parte externa del labio superior. La contracción del triangular atrae hacia abajo y hacia fuera los extremos de la boca, arrastrando la parte externa del labio superior, y hasta, en débil grado, las alas de la nariz. Cuando, cerrada la boca, este músculo entra en acción, la línea de unión de los dos labios forma una curva de concavidad inferior, y los mismos labios son ligeramente impulsados hacia delante, sobre todo el de abajo.

La expresión de la pena o el abatimiento, debida a la contracción de los triangulares, ha sido señalada por todos los que se ocupan de estas cuestiones. En inglés, decir que un individuo tiene la boca baja, equivale a decir que está de mal humor.

ALEGRIA - AMOR -
SENTIMIENTOS TIERNOS - PIEDAD

Una alegría muy intensa provoca diversos movimientos sin objeto. Se baila, se palmotea, se golpea el suelo con el pie, etc. A la vez se ríe sonoramente. Que es lo que se observa en los niños que ríen sin cesar cuando juegan. En la juventud, la alegría se manifiesta asimismo muchas veces por carcajadas a propósito de nada. Homero llama a la risa de los dioses 'la exuberancia de su alegría celestial a consecuencia de su banquete cotidiano'.

Se sonríe -y se verá que de la sonrisa se pasa gradualmente a la risa- cuando se encuentra un antiguo amigo en la calle. Se sonríe también bajo la influencia del más ligero placer, por ejemplo, cuando se olfatea un perfume suave.


BUEN HUMOR - ALEGRÍA

Un hombre de buen humor tiende, por lo general, sin sonreír precisamente, a retraer los extremos de la boca. La excitación del placer acelera la circulación. Los ojos se tornan más brillantes, el rostro más colorido. El cerebro, estimulado por un flujo sanguíneo más que abundante, obra sobre las facultades intelectuales. Risueñas ideas traviesan el espíritu con rapidez, los sentimientos afectuosos se tornan más expansivos.

He oído a un niño al cual se preguntara qué significaba 'estar de bueno humor', responder: 'Es reír, hablar, abrazar, respondió'. Difícil sería encontrar una definición más exacta y más práctica.

En esta situación de espíritu el hombre está erguido, alza la cabeza y los ojos abiertos de par en par. No hay ni abatimiento de las facciones ni contracción de las cejas. Contrariamente, según una observación de Moreau, el músculo frontal tiende a contraerse un poco. Esta contracción alisa la frente, arque aun poco las cejas y levanta los párpados. De ahí la frase latina EXPORRIGERE FRONTEM -desarrugar las cejas- que significa estar alegre o de buen humor. Según Bell, 'en todas las emociones alegres, las cejas, los párpados, las ventanas de la nariz y los ángulos de la boca son levantados, al contrario de lo que ocurre en las acciones deprimentes'.

Bajo la influencia de estas últimas, la frente se deprime, los párpados, las mejillas, la boca y la cabeza entera bajan, los ojos no tienen brillo, la tez se muestra pálida y la respiración lenta. El rostro se ensancha en la alegría y se alarga en la pena. No quiero, a pesar de esto, afirmar que el principio de la antítesis haya desempeñado papel alguno en la adquisición de estas expresiones opuestas, de concierto con las causas directas de que hablé en otro lugar y que son suficientemente evidentes. En todas las razas humanas, la expresión del buen humor parece ser la misma y se reconoce fácilmente, qué es lo que resulta de las cartas que me han sido enviadas en contestación a mis preguntas, de las diversas partes del antiguo y del nuevo mundo.

Con frecuencia se ha recurrido a una risa forzada para disimular cualquier estado de espíritu. Ciertas personas se suelen servir de ella para ocultar su vergüenza o su timidez. Cuando se fruncen los labios como para prevenir una sonrisa, cuando nada hay que pueda excitarla o impedir que el hombre se abandone a ella libremente, resulta una expresión afectada, solemne o pedante. Inútil es que nos extendamos acerca de estas expresiones híbridas. La risa o la sonrisa burda, sea real o forzada, suele ir unida a la expresión especial del desdén, que se puede transformar en cólera despreciativa o en simple desprecio. En tales circunstancias la risa o sonrisa están destinadas a demostrar al que las provoca que no logra divertirnos.


EXPRESIÓN DEL AMOR - SENTIMIENTOS TIERNOS

Aun cuando la emoción del amor, por ejemplo, la del amor de una madre por su hijo, sea una de las más poderosas que el corazón sea capaz de sentir, difícil es averiguarle un medio propio o especial de expresión. Este hecho se explica porque ese sentimiento no provoca generalmente actos de una naturaleza particular y determinada. El afecto, que es un sentimiento agradable, se manifiesta ordinariamente por una débil sonrisa y por un ligero aumento del brillo de los ojos. Se siente vivamente el deseo del contacto de la persona amada. Este es el medio expresivo más completo del amor. Por ello es que anhelamos estrechar entre nuestros brazos a los seres a quienes queremos tiernamente. Tal vez sea debido este deseo a la costumbre hereditaria, asociándose a los efectos del amamantamiento y de los cuidados que damos a nuestros hijos, así como a la influencia de las caricias naturales de los amantes.

En los animales vemos también el placer derivado del contacto asociarse al afecto y servirle de medio expresivo. Los perros y los gatos experimentan manifiestamente el placer frotándose contra su amo o al ser frotados o golpeados amistosamente por la mano de éste.

Los sentimientos que se califican de tiernos son difíciles de analizar. Parecen compuestos de afecto, de gozo y especialmente de simpatía. Son en sí mismos de naturaleza agradable, si se exceptúa la piedad, cuando se sale de ciertos límites, y es reemplazada, por ejemplo, por el horror que se experimenta al oír el relato de las torturas infligidas a un hombre o a un animal. Un hecho digno de ser tenido en cuenta es que dichos sentimientos provocan muy fácilmente la efusión de lágrimas. No es raro ver a un padre y un hijo llorar al encontrarse después de larga separación, sobre todo si su encuentro tiene lugar de un modo inesperado. Se ha comprobado que un placer muy vivo tiende por sí solo a obrar sobre las glándulas lagrimales. También es probable que, en circunstancias semejantes a aquellas de que acabamos de hablar, pasa por el cerebro del padre y del hijo como una idea vaga del dolor que hubieran experimentado si nunca se hubiesen vuelto a ver. Este pensamiento triste activa naturalmente la secreción de lágrimas.

Cuando expresamos nuestra piedad por la pena de un amigo, nuestros ojos se suelen humedecer de lágrimas. Se explica habitualmente el sentimiento de la simpatía, suponiendo que, al ver u oír a otro, la idea del sufrimiento se apodera bastante fuertemente de nuestro espíritu para hacernos sufrir a nosotros mismos.

Pero esta explicación no me parece suficiente, porque no da cuenta del lazo íntimo que une la simpatía y el afecto. Simpatizamos, sin duda alguna, mucho más vivamente con una persona amada que con otra indiferente, y apreciamos también mucho más los sentimientos de simpatía que nos vienen de un amigo. No obstante, podemos, desde luego, compadecer al desgraciado por quien no sentimos afecto.

Hemos visto por qué el sufrimiento, en el instante en que lo experimentamos, provoca el llanto. Pues bien: la expresión natural y universal del placer, y, en todas las razas humanas, la risa loca, excita la secreción lagrimal más enérgicamente que toda otra causa, exceptuando el sufrimiento. Me parece que, si el placer humedece los ojos de lágrimas aun cuando la risa no existe, este fenómeno puede ser explicado, en virtud de la costumbre y de la asociación, exactamente como hemos explicado la efusión de lágrimas bajo la influencia de la pena, aun en el caso de no haber gritos. Es muy notable que la simpatía por los dolores de los otros provoque las lágrimas en más abundancia que nuestros propios dolores.

Es éste un hecho del cual no cabe duda. ¿Quién no vio a un hombre, en cuyos ojos sus propios sufrimientos no dejaban ver una lágrima, llorar al enterarse de los sufrimientos de un amigo querido? Cosa aún más notable es la simpatía que provoca la dicha o la buena fortuna de aquellos a quienes queremos tiernamente, incita nuestras lágrimas mientras que una dicha semejante deja secos nuestros ojos, cuando nos interesa a nosotros mismos. Se podría suponer que si podemos, gracias a una costumbre tiempo atrás inveterada, resistir eficazmente al llanto bajo la influencia del poder físico, este poder de represión nunca fue puesto en juego para impedir la ligera efusión de lágrimas que provoca la simpatía por la desgracia o la dicha de otro.

 
LA EXPRESIÓN DE LAS EMOCIONES EN EL HOMBRE
Y LOS ANIMALES (II)

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos