Preguntas frecuentes Beneficios

Artículos

  Seminarios y talleres Quienes somos
Habilidades prácticas Casos

Tests

Investigaciones Contáctenos
 
   Aplicaciones
  prácticas
   IE en la Empresa
   IE en la Salud
   IE en la Familia
   IE en la Pareja
   IE en la Educación
   IE en el Liderazgo y 
   Adiminist. Pública
   Actividades
  Programa talleres
  Programa seminarios
  Clases abiertas
   Información
  Content in English
  Links en español
  Bibliografía
  Contáctenos
  Manuales Gratis
  Comunicación con el
  otro sexo
 Manejar  los Celos
  Controlar Vergüenza
  Superar la Timidez
 Personas Difíciles
  Razonar Jugando
 Superar las Crisis
  Secciones
  recomendadas
 IE en la Empresa
 IE en la Educación
 IE en la Pareja
 
a
 

La web de habla hispana con mayor contenido sobre el EXITO PERSONAL y el desarrollo de habilidades clave para alcanzar objetivos:



Miles de Manuales, Tests, Videos y Artículos
gratuitos.
Trabajo, Empresa, Educación, Deporte, Coaching, Formación Financiera, Neurociencias, Salud, Pareja, Educación de los Hijos, y muchs secciones más..


"El día perfecto: irse a la cama con un sueño y despertarse con un propósito"
www.inteligencia-exitosa.org


CURSO
PRÁCTICO
ON LINE DE

INTELIGENCIA
EMOCIONAL


3 Tests Personalizados, 
102 Técnicas, 
9 Exposiciones en Power Points, 
24 Trabajos Prácticos, 
112 Lecturas Guiadas, 
121 Lecturas de Profundización, 
1 Curso posterior gratuito de Aplicación Laboral a elección.

PARA 
AUMENTAR EL 
COCIENTE EMOCIONAL

en todas las 
áreas de la vida:

* Profesión 
* Empresa 
* Salud
* Educación
 
*
Relaciones

1era.
DIPLOMATURA
LATINOAMERICANA
OTORGADA POR
ORGANIZATION
DEVELOPMENT
INTERNATIONAL



 

 

inteligencia emocional curso

EL FASCINANTE MUNDO
DE NUESTRO CEREBRO

  Nadie se aventuró más profundamente en el cerebro hasta 1924, cuando un fisiólogo suizo, Walter R. Hess, descubrió la tremenda importancia del hipotálamo. Hess, quien posteriormente ganó un Premio Nobel, comenzó insertando tubos delgados dentro de los tallos cerebrales de los gatos, a través de los cuales inyectaba pequeñas dosis de productos químicos. Esto producía cambios extraordinarios en el comportamiento de los animales, como si hubieran dado en el centro de sus emociones.

Asombrado, Hess decidió estimular eléctricamente la misma área. Utilizando cables muy delgados pero rígidos que estaban completamente aislados, excepto en la punta, envió una corriente eléctrica débil hacia el hipotálamo del gato. Esto, también provocó cambios dramáticos de gran variedad. Estimulando un punto determinado, podía hacer que el gato se comportara 'como amenazado por un perro'.

 

'Escupe, resopla, o gruñe... tiene las pupilas dilatadas,... las orejas hacia atrás, o se mueven hacia adelante y atrás como para asustar a un enemigo inexistente', informó Hess.

Un gato estaba tan furioso que lo atacó. La estimulación en otros puntos, sólo a milímetros, les cambiaba el ritmo de la respiración, la presión sanguínea, los hacía comer, beber o vomitar, los excitaba sexualmente o los hacía dormir.

Si Hess no hubiera hecho nada más que reseñar las funciones del hipotálamo de esta forma, hubiera ganado reputación como uno de los titanes de la investigación del cerebro. Actualmente se considera al hipotálamo como tan poderoso y complejo que se lo ha determinado 'un cerebro dentro del cerebro'. Regula todo el sistema nervioso autónomo, y por lo tanto el medio ambiente interno del cuerpo, incluyendo su temperatura, balance químico, sus apetitos, como así también las emociones.

Pero Hess es también el padre de las implantaciones en el cerebro. No tuvo confianza en las técnicas existentes sobre la exploración cerebral, en la que los investigadores sostenían los electrodos en sus propias manos. Si el mover un electrodo un milímetro podía provocar diferencias tan extremas en el comportamiento, el sistema manual era demasiado inexacto. También requería que los sujetos estuvieran físicamente restringidos o anestesiados a lo largo de todo el experimento para que yacieran totalmente inmóviles, impidiendo cualquier reacción normal.

En vez de eso, Hess ubicó los electrodos dentro de los cerebros de los gatos y los dejó allí, unidos a un terminal fijo en la piel que cubre el cráneo. Demostró que una vez terminada esta operación, los gatos se comportaban normalmente. Luego conectó cables flexibles a los terminales de sus cabezas y conectó éstos con unos instrumentos suspendidos del techo, permitiendo que los gatos se movieran de un lado al otro como atados por una correa. De esta manera podía estimular el cerebro tan frecuentemente como quisiera, siempre en el mismo punto exactamente, mientras los gatos estuvieran activos y conscientes. Además, luego de haber finalizado sus pruebas, podía estudiar los cerebros bajo un microscopio para determinar con precisión dónde habían estado los electrodos.

Nadie podía dudar de la evidencia de Hess: cuando estimulaba ciertas partes del hipotálamo de los gatos, éstos reaccionaban airadamente. Pero, ¿significaría esto que los gatos estaban realmente enojados? Muchos científicos sostenían que no. Aunque sabían que la estimulación eléctrica de la corteza cerebral podía producir movimientos físicos, éstos eran considerados como respuestas puramente mecánicas.

Las emociones eran una cosa diferente, mucho más privada, más próxima al alma. Cuando uno se enoja, toda la persona está afectada. Seguramente las emociones no se podían localizar o impulsar en el cerebro tan simplemente como el movimiento de un pie. Por lo tanto, sus colegas sostenían que lo que Hess producía con su estimulación cerebral, era únicamente un fingimiento de cólera o temor, solamente la manifestación física de la emoción, no la emoción en sí.

Sin embargo, a principios de la década de 1950, Hess parecía estar justificado. Para entonces, nuevas técnicas para la implantación de electrodos más delgados, muchos de los cuales podían ser implantados simultáneamente en un solo cerebro, llevaron a un nuevo resurgimiento de experimentos mediante la estimulación del cerebro.

Repentinamente un grupo de investigadores de la Universidad de Yale informaron haber encontrado algunas áreas del cerebro donde la estimulación producía ya sea temor o dolor, mientras un joven americano que trabajaba en la Universidad McGill de Montreal descubrió que podía generar placer artificial.

        El experimento de Yale comprendía algunos gatos muy hambrientos con electrodos en sus cerebros. Se les ofrecía comida y corrían hacia ella, pero tan pronto comenzaban a comer, una corriente estimulaba ciertos puntos de su tálamo, que se encuentra justo encima del hipotálamo, y otras estructuras profundas. Los gatos dejaban la comida inmediatamente, como si hubieran sido picados por ella, y retrocedían. Después de varios intentos, la eludía, a pesar del hambre que tenían.

        Otros gatos igualmente hambrientos que eran estimulados en distintas partes del cerebro parecían momentáneamente indiferentes a la comida, pero un segundo más tarde, iban hacia ella.

Si animales hambrientos aprendían a apartarse de la comida porque va apareada con una clase de estimulación cerebral, esa estimulación debe ser poderosamente desagradable. No puede haber nada fingido en esa sensación. De este modo el doctor José Delgado, un fisiólogo que trabajaba con los psicólogos Warren Roberts y Neal Miller, demostró en 1954 que el dolor verdadero puede producirse mediante una estimulación eléctrica del cerebro.

 

SUSCRÍBASE!!!!
y reciba gratis nuestro NewsLetter con Tips, Artículos, Consejos y Novedades


PORTAL TOTALMENTE GRATUITO DE TÉCNICAS DE ESTUDIO

Inteligencia Emocional

Tips para estudiar mejor; Memoria, Técnicas de Estudio, Comunicación Oral y Escrita, Lectura Veloz, Exámenes Exitosos, Vocabulario; Inteligencia Aplicada.
www.tecnicas-de-estudio.org

 

preguntas frecuentes | beneficios | artículos | seminarios y talleres | quiénes somos
habilidades prácticas | casos | tests | investigaciones | contáctenos